Información Gral

Un hombre mató a tres personas durante una audiencia en los Tribunales de Milán

Un juez, un abogado y un acusado de una causa fueron las víctimas fatales de un empresario que afrontaba un juicio por quiebra fraudulenta.

Viernes 10 de Abril de 2015

La capital económica de Italia, Milán, fue escenario ayer de un dramático tiroteo dentro del Tribunal de Justicia que provocó la muerte de tres personas, entre ellos un abogado y un magistrado, y dejó además dos heridos.
  Testigos del hecho señalaron que el empresario Claudio Giardiello, de 57 años, sacó un arma y disparó contra su propio abogado y un testigo, para apuntar luego contra otras dos personas que estaban en los asientos reservados para el público en una aula del tercer piso del edificio.
  Luego descendió al segundo piso del tribunal y disparó contra el juez Fernando Ciampi, de la sección fraudes y bancarrotas, quien fue impactado por dos balazos dentro de su oficina mientras intentaba proteger a una asistente, según la reconstrucción oficial de los hechos.
  Además del juez Ciampi falleció el abogado Lorenzo Alberto Claris Appiani, de 37 años, tras ser alcanzado por un disparo en el corazón después de haber renunciado a representar a Giardiello en el juicio por bancarrota.
  En total el asesino disparó trece veces dentro del edificio.
  “Estaba dispuesto a seguir matando”, afirmó el ministro del Interior, Angelino Alfano.
  El agresor, un empresario del sector inmobiliario e imputado por la quiebra de una compañía denominada Magenta, se dio a la fuga en un scooter.
  Tras cerca de media hora de búsqueda fue detenido en Vimercato, a unos 25 kilómetros en el noreste de Milán, cerca de un centro comercial, donde reside un ex socio.
  “Quería vengarme de todos los que me han arruinado”, confesó Giardiello apenas fue detenido.
  “Lo que ocurrió en Milán es grave e incomprensible. Se hará una investigación a fondo para entender cuáles fueron las fallas en el sistema de seguridad del tribunal”, aseguró el primer ministro Matteo Renzi.
  Por su parte el ministro del Interior, Angelino Alfano, quien se encontraba en Milán para presidir una reunión del comité nacional para la seguridad en vista de la Exposición Universal de Milán que se inaugura el primero de mayo, elogió al cuerpo de carabineros por la “extraordinaria acción” con la que logró interceptar al agresor.
  El tiroteo desató polémica sobre las medidas de seguridad en esa ciudad que se prepara a recibir a más de 20 millones de visitantes en los próximos siete meses.
   “Hay que evitar toda instrumentalización. La exposición no tiene nada que ver con lo ocurrido en el tribunal”, recalcó Renzi.
  El hombre, considerado por uno de sus ex abogados como una persona “agresiva y paranoica”, logró entrar armado al palacio de justicia y escapar burlando todas las medidas de seguridad.
  Según el procurador de Milán, Edmondo Bruto Liberati, el asesino entró con una falsa tarjeta de abogado por una entrada lateral reservada a magistrados y abogados. El fiscal descartó que un detector de metales estuviera dañado, como se había afirmado anteriormente.
  Uno de los tres fallecidos fue hallado muerto cerca a las escaleras al parecer de un infarto, ya que el cuerpo no registraba heridas de bala, según explicaron los socorristas.
  El tiroteo desató el pánico entre las personas que se encontraban dentro del edificio y muchas se encerraron dentro de una de las salas adyacentes, según los mensajes enviados con teléfonos móvil por los empleados del tribunal.
  “Fui abogado de ese señor por problemas con una mediación inmobiliaria. Es una persona particular, elegante pero siempre agresiva. Está convencido de que se quieren aprovechar de él”, contó el abogado Valerio Maraniello.
  Anna Bernasconi Deluca, periodista de la agencia OmniMilano, se encontraba en el atrio del tercer piso, a pocos metros del aula donde ocurrió el tiroteo. “Escuché unos cuatro tiros. Vi gente que corría. Me escondí detrás de una columna y por eso no logré ver al agresor. Entré a la sala de audiencias y vi dos heridos y un muerto”, contó a AFP.
  El palacio de justicia, de siete pisos, se encuentra en el centro histórico, no muy lejos del Duomo, la célebre catedral gótica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario