Información Gral

Un estudio genera esperanzas para tratamientos contra la obesidad

Investigadores estadounidenses parecen haber encontrado un tratamiento para la obesidad que destraba la promesa de la leptina, una hormona supresora del apetito que en el pasado se promovió como una respuesta a la batalla contra la enfermedad.

Miércoles 07 de Enero de 2009

Chicago-  Investigadores estadounidenses parecen haber encontrado un tratamiento para la obesidad que destraba la promesa de la leptina, una hormona supresora del apetito que en el pasado se promovió como una respuesta a la batalla contra la enfermedad.

El problema con la leptina es que pierde su potencial en las personas obesas. Pero un equipo de la Escuela de Medicina de Harvard habría encontrado una forma de solucionar el problema, según reportaron los investigadores.

El equipo dijo que ratones con sobrepeso tratados con dos medicamentos ya aprobados para el uso en humanos superaron la resistencia a la leptina, lo cual vuelve a generar esperanzas para un tratamiento de la obesidad con leptina.

“Estamos muy ansiosos por ver qué ocurre en humanos”, dijo el doctor Umut Ozcan del Hospital de Niños de Boston y la Escuela de Medicina de Harvard, cuyo estudio apareció en la revista Cell Metabolism.

“Si funciona, éste puede ser un tratamiento para la obesidad”, dijo Ozcan en una entrevista telefónica.

El descubrimiento de la leptina en 1995 generó expectativas, ya que se la consideró un tónico para bajar de peso de forma natural. Ratones obesos que carecían de leptina perdieron peso por tomarla, pero en humanos obesos, la hormona sólo trajo resultados temporales.

Ozcan dijo que la mayoría de las personas obesas desarrollan resistencia a la leptina, por la cual el cerebro deja de responder al mensaje que manda la hormona para dejar de comer.

Su equipo descubrió que las células cerebrales de ratones obesos habían aumentado la actividad en el retículo endoplasmático (ER, por su sigla en inglés), una estructura dentro de las células donde se sintetizan las proteínas.

Cuando hay un caso de obesidad, esta estructura se llena demasiado y deja de funcionar correctamente, comenzando a bloquear las señales químicas entrantes.

Después de demostrar que esta hiperactividad bloquea la respuesta a la leptina, el equipo de Ozcam intentó volver a sensibilizar al cerebro para que reaccione al estímulo de la leptina y se reduzca la actividad del ER.

“La reducción de la actividad del ER hace a los ratones más sensibles a la leptina, lo cual genera nuevas esperanzas para el tratamiento de la obesidad”, señaló Ozcan.

El próximo paso será probar el medicamento en humanos. “Tenemos esperanzas de que funcione”, agregó.

La obesidad es un creciente problema global, con un estimado de 1.800 millones de personas con sobrepeso u obesas en el 2007. (Reuters)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS