Información Gral

Un ejecutivo de Google murió de sobredosis en manos de una prostituta de lujo

Ambos acordaron una cita a través de internet, se encontraron en el yate del hombre donde ella le inyectó una dosis de heroina. El ejecutivo se desplomó, la muchacha se fugó y después la atraparon.

Martes 30 de Junio de 2015

Forrest Hayes, un ejecutivo de Google -casado durante 17 años y con cinco hijos- murió por sobredosis en noviembre de 2013 a manos de una prostituta de lujo a la que invitó a su yate.

El diario Mirror recupera la historia y revela que al parecer, su mujer comprobó que lo estaba enagañando, se preocupó por su desaparición, preguntó a un miembro de su tripulación si sabía dónde se encontraba su marido y cómo estaba. Al abordar la embarcación constataron que el hombre había muerto.

La policía descubrió una marca de inyección en su brazo y se pudo comprobar que había muerto de una sobredosis de heroína. En la escena también encontraron dos copas de vino y la policía quiso investigar más a fondo su muerte. Encontraron que Forrest tenía un perfil en una red social llamada Seeking Arrangement, -algo así como Buscando Arreglo- y que se había citado con una chica online. La página está destinada a hombres mayores millonarios y aburridos de su vida conyugal que pueden quedar con mujeres mucho más jóvenes en busca de hombres con capital económico. 
 
La policía realizó un visionado de las cámaras de seguridad de la embarcación y pudo comprobar que una chica con los brazos tatuados había sido su 'invitada' esa noche en el yate, que se habían besado a bordo y que ella le había inyectado la heroína tras administrársela ella misma. De inmediato, Forrest se desplomó y la mujer intentó reanimarlo. Al no conseguirlo, en vez de llamar al teléfono de emergencias, borró las huellas de su paso por el barco para no ser descubierta y se marchó. Del escueto metraje, se deduce que la sobredosis es accidental, ya que el ejecutivo se dejó administrar la dosis por su inexperta acompañante. 
 
Gracias a los tatuajes que tenía la mujer en sus brazos, la policía pudo localizarla y quedar con ella a través de la misma red social y posteriormente detenerla. La joven era una aspirante a modelo llamada Alix Tichelman que cobraba 950 euros para tener estas citas con hombres maduros.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS