Información Gral

Un chico de siete años está grave tras aspirar purpurina en Santiago del Estero

El chico jugaba con un silbato y colocó purpurina en su interior y sopló. La sustancia se expandió en el aire y el chico la aspiró por  la nariz en el momento en el que inhalaba para volver a soplar.

Jueves 23 de Octubre de 2014

Un niño de siete años  permanecía internado en gravísimo estado en un hospital de la  ciudad de Santiago del Estero tras haber aspirado purpurina, una  sustancia que es utilizada en tareas escolares.

El chico, llamado Mauro López Banegas, se encontraba  internado en el Centro Provincial de Salud Infantil (Cepsi) Eva  Perón, en terapia intensiva, con un cuadro de intoxicación  grave.

Según explicó la madre del pequeño, Berta Banegas, el hecho se  produjo por una ocurrencia del nene mientras realizaba tareas escolares en la casa de la familia, del barrio de los Telefónicos, en la capital santiagueña.

El chico estaba jugando con un silbato y se le ocurrió colocar  purpurina en su interior, para después soplar.

La sustancia se expandió en el aire y el chico la aspiró por  la nariz en el momento en el que inhalaba para volver a soplar  el silbato.

Poco después, de acuerdo con la nota publicada por el  diario El Liberal, el chico comenzó a experimentar problemas  respiratorios y fue trasladado al CePSI, donde fue estabilizado  y fue dado de alta, aunque el día siguiente empeoró y fue  llevado al mismo lugar, donde quedó internado en terapia  intensiva.

El chico sufrió un infarto, logró ser estabilizado, pero los  médicos consideran “irreversibles”, algunos de los daños  orgánicos que sufrió.

La purpurina, que parece inofensiva y es habitualmente  utilizada para decorar carpetas y carátulas escolares, contiene  pequeñas partículas metálicas que se pueden convertir en letales  para el organismo.

Los profesionales del centro asistencial santiagueño  realizaron consultas con los hospitales de niños Gutiérrez y  Garrahan, de Buenos Aires, y concluyeron que en el país se tiene  registro de dos casos similares, dos de ellos con resultado  fatal.

“Mi hijo está mal, grave. Hizo un paro el martes, y tiene  dañado el cerebro y los riñones están dejando de funcionar. La  purpurina se adhirió a los pulmones”, describió la madre del  nene.

La mujer aseguró que pidió el traslado a un centro de mayor  complejidad, pero le decían que el chico pude morir si lo  trasladan de la camilla.

Por último se preguntó por qué no se prohíbe la venta de  purpurina, si puede tener consecuencias irreversibles para la  salud de un chico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario