Información Gral

Tres adolescentes ultrajaron a un niño en el baño de un colegio porteño

Aberrante caso de abuso. El nene, de siete años, fue operado tras el ataque, cometido en venganza contra las autoridades por la expulsión de un alumno.

Jueves 28 de Mayo de 2015

Un niño de siete años fue violentamente abusado en una escuela del barrio porteño de Saavedra por tres jóvenes, que le introdujeron en el ano un objeto de plástico, con el aparente objetivo de vengarse de las autoridades educativas porque a uno de los adolescentes lo habían expulsado por mala conducta.

El pequeño debió ser sometido a una operación quirúrgica para extraerle el elemento, practicada en una clínica del partido de Tres de Febrero, en el oeste del Gran Buenos Aires.

El episodio espeluznante comenzó cuando el alumno de segundo grado pidió permiso a su maestra para ir hasta el baño, y en ese marco fue duramente atacado por tres jóvenes.

El caso fue revelado al Diario Popular por María Elena Leuzzi, titular de la Asociación de Víctimas de Violaciones (Avivi), quien contó que "el chico se encuentra en buen estado de salud, tras el aberrante ataque, aunque debió ser sometido a distintos análisis para descartar infecciones, además de un seguimiento psicológico por el gravísimo trauma que sufre".

Aunque el hecho trascendió recién ahora fue denunciado el mes pasado en la Escuela Profesor Senet Nº12, y el caso es investigado por el fiscal José María Campagnoli, del circuito Saavedra-Núñez.

"El fiscal tiene el expediente con tres sospechosos aún no procesados", dijo la activista Leuzzi, "pero lo que indigna es que aún no hay fecha para realizar la Cámara Gesell, donde el nene podrá contar todo en detalle, con los debidos cuidados".

"Esta medida debe ser urgente", reclamó.

El ataque. De acuerdo al relato que pudo realizar el niño a su familia, el mes pasado se encontraba en su aula cuando tuvo la necesidad de ir al baño, para lo cual le pidió permiso a su maestra.

"El chiquito fue por sus propios medios al sector de baños, y en ese lugar fue abordado por tres personas, varones. Allí lo sujetaron de piernas y brazos, para luego introducirle un objeto de plástico en el recto", precisó Leuzzi.

"Finalmente, le dijeron al nene que se fuera al aula sin contar nada, y que si le sacaban el objeto podía morir. El chico llegó al aula en estado de shock, llorando. No quiso contar nada", contó la titular de Avivi.

El malestar del chico derivó en que fuera llevado a la dirección del establecimiento, donde tampoco contó qué le había sucedido.

En ese marco, fue convocada su madre, que se presentó en el lugar.

"La llamaron a su madre por teléfono, y le dijeron que se había golpeado la cabeza. El nene estaba llorando, con sus brazos apoyados en un escritorio y de pie. No se podía sentar. Su mamá se lo llevó de ahí, y le fue preguntando qué le había ocurrido. Pero el chiquito seguía en shock. En un momento, ya en su casa, le dijo que le dolía la cola. La madre creyó que se había raspado o algo, y le dio un baño", explicó la titular de Avivi.

"Como le seguía doliendo la cola, lo llevó a la cama para colocarle alguna crema. Ahí vio que tenía algo de color blanco en el recto".

Asustada, la mujer primero lo llevó al Hospital Pirovano, y ahí le dijeron que "hiciera la denuncia, tras confirmar que se trataba de un objeto de plástico. Lo observó el cuerpo médico pericial, y finalmente el chico fue intervenido en una clínica de Martín Coronado (partido de Tres de Febrero), a las cinco de la madrugada del día siguiente", dijo Leuzzi.

"La operación fue traumática, ya que el chico lloraba porque pensaba que moriría cuando le sacaran el objeto de la cola. Era lo que le habían dicho sus agresores. Un horror".

Le encontraron condones y gel al cura acusado de violación

El juez de Santiago del Estero José Luis Torrelio confirmó el secuestro de preservativos y gel íntimo en la casa parroquial en la que se alojaba el cura Julián Ruiz, acusado de abusar sexualmente de un menor de 17 años en Pampa de los Guanacos, población rural ubicada a 190 kilómetros de la capital.

Durante un allanamiento a la vivienda del cura oriundo de la provincia de Salta, la policía procedió al secuestro de preservativos y una caja de gel, además de un teléfono celular y una computadora que será peritada.

El magistrado que imputó al sacerdote los delitos de "abuso sexual, corrupción de menores y amenazas", indicó que ordenó su detención "tras la denuncia de la víctima, su madre y el aporte de pruebas incorporadas al expediente".

El abogado defensor del cura, Francisco Cavallotti, dijo que la denuncia contra Ruiz "forma parte de un conflicto por un lote de tierra".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS