Información Gral

Tragedia de Flores: "Los chicos no trabajaban, sólo jugaban y dormían"

El padre de los dos niños que murieron en el incendio de un taller textil clandestino reveló que sufrían condiciones de vida infrahumanas.

Martes 12 de Mayo de 2015

Esteban Mur, padre de los dos niños que fallecieron durante un incendio en un taller textil clandestino del barrio porteño de Flores, reveló ayer que vivían "nueve personas en una misma habitación" y aclaró que "los chicos no trabajaban ahí, sólo jugaban porque el colegio estaba cerca".

El siniestro se produjo el pasado 27 de abril en un taller textil clandestino situado en la calle Páez 2796, donde fallecieron los pequeños Rodrigo y Orlando, de siete y diez años, respectivamente, y de nacionalidad boliviana.

"Vivíamos nueve personas en una habitación. Los chicos estaban ahí porque el colegio era cerca y no teníamos vacante en otro lado. Los chicos no trabajaban, solo jugaban y dormían ahí porque el colegio estaba cerca", relató su papá en declaraciones formuladas a Radio Uno.

Esteban explicó que en ese taller trabajaban "cinco personas mayores desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche" y precisó: "Constantemente teníamos que estar sacando prendas. Yo sé que no era apto, pero tenía que aguantar por la cercanía de la escuela de mis hijos".

Asimismo, describió la relación de los empleados con el dueño del local y señaló: "Nos debía mucha plata. Yo de a poco le había podido ir comprando las máquinas para poder independizarnos y tener nuestro propio taller".

"No nos dejaba sacar las tapias porque decía que la casa era vieja y se iba a venir abajo. Nosotros pagábamos desde la comida hasta el alquiler de la casa, porque el coreano se atrasaba mucho", añadió.

Mur contó que "el contrato terminaba este mes de mayo en la casa del coreano, que traía el paño y se llevaba las prendas" y sostuvo que les "llegaba a deber mucho, se atrasaba a veces más de una vez".

"Pagábamos 4.500 pesos de alquiler y lo máximo que pudimos lograr fue diez mil pesos", detalló el hombre y enseguida lanzó críticas contra las autoridades bolivianas. "El cónsul habla por todos lados, pero no nos está ayudando. Los policías no nos dejaron entrar a ver a los chicos. El consulado vino en el momento del hecho, pero hasta el día de hoy no tengo una llamada", afirmó.

Por último, reveló que cuando se enteró del trágico incendio estaba en la localidad bonaerense de Villa Celina, partido de La Matanza, mirando televisión junto a su esposa.

"Un remisero nos dijo que la casa se estaba incendiando", indicó Mur y precisó: "Estoy un poco destrozado. Lo que quiero ahora es conseguir otro trabajo o seguir en este pero legal".

Los talleres textiles clandestinos elaboran ropas de afamadas marcas y someten a sus trabajadores a condiciones laborales y de vida infrahumanas.

Esta modalidad fue denunciada por el Estado nacional y por organizaciones no gubernamentales por los supuestos delito de trata de explotación, servidumbre y trata de personas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS