Información Gral

Su familia la llevó al aeropuerto creyendo que se iba de viaje a Asia pero nunca abandonó su casa

Una estudiante holandesa realizó una curiosa experiencia en una tesis universitaria para mostrar cómo las redes sociales no siempre reflejan la realidad.  

Sábado 20 de Septiembre de 2014

Zilla van den Born, una estudiante holandesa, realizó una curiosa experiencia para una tesis universitaria en la cual quería mostrar cómo las redes sociales no siempre reflejan la realidad.

La joven se hizo llevar al aeropuerto por sus familiares, quienes suponía que emprendía un largo y exótico viaje por Tailandia, Camboya y Laos, desde donde supuestamente comenzó a enviar  fotografías de alimentos y lugares turísticos exóticos.

Sin embargo, según publicó el peródico La Vanguardia, la joven nunca salió de su casa.

La blonda estudiante fingió llamadas por Skype a sus padres bajo luces de Navidad y un paraguas tailandés o enviaba mensajes de texto en el medio de la noche para aumentar su credibilidad.

"Mi objetivo era probar qué tan común y fácil es distorsionar la realidad. Hice esto para mostrar a la gente que filtramos y manipulamos lo que mostramos en las redes sociales", comentó la estudiante para justificar su trabajo.

Zilla estuvo 42 días encerrada en su departamento de Amsterdam junto a su novio, el único que estaba al tanto del proyecto y de la alocada idea de su novia.

Desde allí, envió fotos buceando en agua turquesa con peces tropicales alrededor de ella que fueron tomadas en una piscina municipal y después alteradas de manera digital en su. También disfrutó del viaje por  hermosas playas y resorts de lujo.

También realizó fotos de peces tropicales en el zoológico de Amsterdam, tomó fotos de mariposas exóticas, compró recuerdos asiáticos en un mercadillo y se cocinó comida tailandesa, incluso pasó un tiempo en cabinas de bronceado para conseguir un tono de piel acorde con las vacaciones y envió postales que nadie notó que estuvieran estampadas con matasellos holandeses.

"Todo el mundo sabe que las fotografías de modelos son manipulados pero a menudo pasan por alto el hecho de que manipulamos la realidad en nuestras propias vidas, una imagen es quizás uno de los objetos con más capas y más contradictorio que podemos ver a nuestro alrededor", afirma la joven. "Representa la realidad, pero también la falsedad. No es un hecho, sino una opinión. Es tecnología, pero también una forma de arte" añadió.

La joven produjo un libro para dar a los lectores la oportunidad de ver las fotos del antes y el después de que fueran editadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario