Información Gral

Se dispara la emisión de un gas de efecto invernadero

El óxido nitroso aumenta desde 2009 a un ritmo mayor al previsto. La agricultura y los combustibles fósiles, los causantes del fenómeno.

Martes 19 de Noviembre de 2019

Las emisiones de óxido nitroso (N2O), el tercer gas de efecto invernadero más importante después del dióxido de carbono (C02) y el metano (NH4), crecieron sustancialmente desde 2009, a un ritmo "significativamente mayor" al previsto según una investigación científica que advierte que América latina es una de las zonas que más han contribuido a este cambio negativo.

El estudio, liderado por la investigadora del Norwegian Institute for Air Research, Rona Thompson, y publicado en la revista Nature Climate Change, fue realizado por científicos de una docena de instituciones, entre ellas la Comisión Europea, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y el Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios Medioambientales de la Universidad Politécnica de Madrid.

Los investigadores estudiaron las emisiones de N2O a la atmósfera entre 1998 y 2016 y verificaron que "se han incrementado considerablemente durante las pasadas dos décadas, pero especialmente desde 2009", denunció Thompson.

El estudio advirtió que el aumento de las emisiones de óxido nitroso —uno de los gases más destructivos de la capa de ozono— está directamente relacionado con el uso de fertilizantes agrícolas, con el aumento de la superficie dedicada a los cultivos como la soja y con la quema de combustibles fósiles. "El incremento de la disponibilidad de nitrógeno ha hecho posible producir más comida", pero "la otra cara son los problemas ambientales asociados a estas emisiones", agregó Thompson. En otras palabras: el aumento sustancial de la producción agrícola en las últimas décadas tiene su contracara en el aumento, entre otros gases, del óxido nitroso.

En ese sentido, el estudio puntualizó que Asia oriental y América del Sur —con cultivos muy intensificados— son las regiones que más contribuyeron al aumento mundial de emisiones.

La investigación advirtió que las emisiones estimadas hasta ahora, según los protocolos del IPCC, el panel de científicos expertos en cambio climático que asesora a la ONU, subestimaron las emisiones reales.

Para el investigador español Luis Lassaletta, este trabajo confirma que "nos estamos acercando a los límites planetarios y para evitar cruzarlos, los gobiernos, investigadores, productores y consumidores debemos actuar de forma decidida y coordinada"

Además, los óxidos de nitrógeno contribuyen al "smog" que contamina muchas grandes ciudades de América latina y Asia. El dióxido de azufre es un componente central del smog que asola muchas ciudades como Santiago de Chile, San Pablo, Nueva Delhi y Pekín. El monóxido de nitrógeno se forma cuando el oxígeno y el nitrógeno atmosféricos reaccionan a altas temperaturas, en los motores de los autos, por ejemplo. El óxido nítrico se oxida rápidamente convirtiéndose en dióxido de nitrógeno.

Vientos en aumento

Las velocidades diarias promedio del viento aumentó un 7 por ciento en algunas regiones de la Tierra, después de aproximadamente 30 años de desaceleración gradual, reveló un estudio publicado en la revista Nature Climate Change.

El trabajo muestra que las velocidades del viento en las regiones del norte de latitudes medias aumentaron aproximadamente un 7 por ciento desde 2010. Esto marca una inversión del patrón de vientos decrecientes en estas regiones desde la década de 1980, un fenómeno conocido como quietud terrestre global. Centrándose en las regiones de América del Norte, Europa y Asia, el estudio muestra que, si bien las velocidades del viento disminuyeron en aproximadamente un 2,3 por ciento por década a partir de 1978, desde 2010 las velocidades del viento crecieron casi tres veces.

El aumento en la velocidad del viento podría afectar la gravedad de las tormentas, pero aumentar la productividad de la energía eólica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS