Información Gral

Por el eclipse, mirar la Luna roja fue una fiesta para miles de rosarinos

El eclipse de Luna que se pudo observar ayer a la madrugada en toda la Argentina y gran parte de América tiñó a la Luna de rojo, en un espectáculo notable.

Miércoles 16 de Abril de 2014

El eclipse de Luna que se pudo observar ayer a la madrugada en toda la Argentina y gran parte de América tiñó a la Luna de rojo, en un espectáculo notable.

El Observatorio del Complejo Astronómico Municipal, ubicado en la avenida Diario La Capital 1602, en el parque Urquiza, abrió sus puertas al público con personal técnico especializado desde las 18 de anteayer hasta el final del eclipse, algo que se produjo ayer temprano.

El cielo nocturno bastante despejado permitió a unos 700 rosarinos y rosarinas poder gozar del show celeste de manera gratuita, en tanto gran cantidad de curiosos y otros no tanto —quienes trabajan por la noche— fueron testigos de la espectacular escena.

Muchos además se hicieron eco del fenómeno en las redes sociales como Facebook y Twitter, en esta última la etiqueta #EsperandoLaLunaRoja fue tendencia en Rosario, así como en todo el país.

La Luna entró en el cono de sombra de la tierra cerca de la 1, a las 4 alcanzó su color rojizo gracias al reflejo de la atmósfera terrestre y culminó el ciclo a las 6:20, cuando recuperó su habitual brillantez en su totalidad, al retirarse totalmente la sombra del planeta. El eclipse, que fue observado en toda la Argentina y en forma parcial en el resto de América, fue el primero de la llamada tétrada, que consiste en cuatro acontecimientos similares con un intervalo de unos seis meses, en el curso de dos años.

Según los cálculos de los astrónomos, los siguientes escalones de la tétrada, un fenómeno no frecuente, pero tampoco inusual, serán el 8 de octubre de 2014, el 8 de abril y el 28 de septiembre de 2015. La última tétrada que presenció la humanidad se había dado entre los años 2003 y 2004, mientras que el último eclipse lunar había ocurrido el 10 de diciembre de 2011.

En la mitología maya, el eclipse total de Luna era indicativo de la ira de los dioses y los sacerdotes eran los encargados de hacer que el prodigio cesara, lo que efectivamente ocurría minutos más tarde. En tanto, falsos profetas aprovechaban cada Luna roja en la Edad Media para timar a los incautos y relacionar el hecho con catástrofes que sólo ellos podían evitar, a cambio de dinero. Se aprovechaban del pasaje bíblico de Joel 2:31 que reza: "El sol se tornará en tinieblas, y la luna en sangre, antes de que venga el día grande y espantoso del Señor".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario