Información Gral

Polémica por posible despenalización de la tenencia de drogas para uso personal

La posible despenalización de las  drogas para consumo personal fue defendida hoy por los  especialistas que impulsan el proyecto oficial, mientras la líder opositora  Elisa Carrió advirtió que como el negocio del narcotráfico “está  muy vinculado al poder”, del ministro de Justicia, Aníbal  Fernández, “siempre hay que sospechar”.

Sábado 27 de Diciembre de 2008

Buenos Aires-  La posible despenalización de las  drogas para consumo personal fue defendida hoy por los  especialistas que impulsan el proyecto oficial, mientras la líder opositora  Elisa Carrió advirtió que como el negocio del narcotráfico “está  muy vinculado al poder”, del ministro de Justicia, Aníbal  Fernández, “siempre hay que sospechar”.

La fiscal Mónica Cuñarro, en nombre de los especialistas  convocados por el Gobierno, descartó que la iniciativa favorezca el  narcotráfico y replicó que “lo que ha sido funcional al negocio de la  droga es esta ley que está vigente”, al referirse a la normativa  que rige desde el gobierno de Carlos Menem.

La polémica surgió a partir de que se conociese que la Corte  Suprema de Justicia y el Poder Ejecutivo estudian la  despenalización de tenencia de drogas para consumo personal, que se pondría en  práctica a través de un fallo en febrero próximo y un proyecto de  ley.

En el país rige la despenalización del consumo de drogas desde  1988, cuando se aprobó la ley 23.737.

Los jueces de la Corte mantendrán este lunes la última  reunión, en la que resolverán algunas de las causas pendientes, entre las  que está un recurso de inconstitucionalidad sobre la actual ley  de drogas presentado por ciudadanos de Rosario.

Por su parte, el comité de expertos liderados por Cuñarro   propondrá una reforma de aquella ley.

“Puede ser que exista ese temor”, admitió la fiscal en alusión  a que podría conseguirse el efecto contrario al buscado, y  advirtió que éste “es un tema complejo y como tal tiene que ser abordado  complejamente y no en una forma facilista”.

“Despenalizar, no criminalizar a una persona que tiene un  problema con sustancias prohibidas, no es lo mismo que legalizar, no  es lo mismo que droga libre”, argumentó la fiscal en contacto con  radio Mitre.

Por su parte, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió,  se expresó a favor de despenalizar la tenencia de estupefacientes  para el consumo personal, pero advirtió que como “el negocio de la  droga está muy vinculado al poder” en la Argentina, del ministro  de Justicia, Aníbal Fernández, “siempre hay que sospechar”. 

“Hay que tener cuidado con la legalización porque supone  prácticamente la habilitación y el blanqueo de todo el negocio de la  droga”, advirtió.

En declaraciones a radio Rivadavia, Carrió precisó: “Creo que  es inconstitucional la penalización para el consumo, siempre lo  pensé”.

En tanto, el titular de la Asociación Antidrogas de la  República Argentina, Claudio Izaguirre, advirtió que la despenalización  de la tenencia de drogas le hará “un enorme favor a los vendedores  minoristas” de estupefacientes.

El especialista, a quien Cuñarro dijo no conocer, criticó la  despenalización de la tenencia de drogas para uso personal que  estudia la Corte Suprema de Justicia y el Gobierno, que se pondría en  práctica a través de un fallo y un proyecto de ley.

Señaló al ministro de Justicia, Aníbal Fernández, como “uno de  los impulsores de la despenalización de la tenencia de drogas,  que ha tenido la negativa de algunas provincias del noroeste,  Mendoza, Santa Cruz e inclusive Buenos Aires”.

Izaguirre advirtió que “despenalizar la tenencia de drogas no  le hace un favor al adicto, sino que le hace un enorme favor a los  vendedores minoristas de drogas que salen con poca cantidad para,  en caso de ser abordados por la Justicia, decir que son adictos”.

Cuñarro, a su turno, puntualizó que “lo que ha sido funcional  al negocio de la droga es esta ley vigente” y puso como ejemplo la  cantidad de gente que, “en estos 28 años”, fue arrestada en la  “vía pública por pequeñas cantidades”, mientras que por el otro lado  se hacían grandes negociados con la droga.

“Mientras eso ocurría, las fuerzas de la provincia de Buenos  Aires no detectaron desvíos de precursores químicos o la llegada a  los tres puertos de la provincia de Buenos Aires del cargamento de  cocaína para que saliera”, resaltó. (DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario