Información Gral

Para Rusia, el informe es un ataque a Putin

El entorno del presidente moscovita acusó a "Occidente" de querer desestabilizar su gobierno. Él no aparece nombrado directamente.

Martes 05 de Abril de 2016

La filtración de los denominados Panamá Papers desató ayer una lluvia de airadas desmentidas alrededor del mundo, empezando con el presidente ruso, Vladimir Putin, quien acusó a "Occidente" de querer desestabilizar a Moscú y su par ucraniano Petro Poroshenko, quien se desligó de toda responsabilidad y sugirió que cualquier pregunta sea remitida a sus abogados.

La investigación del diario alemán Süddeutsche Zeitung y decenas de medios miembros del Consorcio Internacional de Periodistas se sustenta en la filtración de 11,5 millones de documentos que reflejan cómo un estudio de abogados panameño, Mossack Fonseca, creó 15.000 compañías offshore a través de 500 bancos y subsidiarias en las últimas cuatro décadas.

En Londres, la noticia de que el fallecido padre del primer ministro David Cameron, abrió una sociedad offshore en un paraíso fiscal cayó como una bomba.

Ante la lluvia de preguntas de la prensa, la vocera del premier se negó a responder si algo del dinero de la familia del dirigente se encuentra en el fondo creado por su padre.

Sencillamente dijo que "es un tema privado" y que el premier "tomó un amplio espectro de políticas para combatir la evasión fiscal".

En Reykjavik, la capital islandesa, la negativa del jefe del Ejecutivo tras el escándalo mundial tampoco se hizo esperar. El primer ministro Sigmundur Gunnlaugsson negó cualquier ilícito y adelantó que no renunciará, pese a los reclamos de decenas de miles de ciudadanos.

La reacción en China, luego de que un cuñado del presidente Xi Jinping y la hija del ex primer ministro Li Peng figuraran en los Panamá Papers, no fue hecha a través de declaraciones oficiales, sino que el gobierno borró ayer cualquier mención en las redes sociales.

Pero sin lugar a dudas, una de las negativas más airadas se escuchó en Moscú, donde el vocero del presidente Vladimir Putin, Dimitri Peskov, sostuvo que la denuncia contra varios miembros del entorno cercano del mandatario responde a la "putinfobia" que profesan las potencias occidentales.

"Aunque Putin no figura de facto (en los documentos filtrados), para nosotros está claro que el objetivo principal de esta filtración es nuestro presidente, sobre todo de cara a las elecciones parlamentarias y las presidenciales de dentro de dos años, y la estabilidad política en nuestro país", afirmó el vocero.

El entorno de Putin está acusado de evadir 2.000 millones de dólares.

Poroshenko, en cambio, decidió responder él mismo y a través de su cuenta de Twitter. "Desde que me convertí en presidente no estoy participando del manejo de mis bienes y delegué esa responsabilidad a firmas de consultoría y derecho", escribió el mandatario ucraniano, quien sugirió a la prensa que cualquier consulta sea remitida a sus abogados.

Y remató: "Soy el primer funcionario ucraniano de primer nivel que trata seriamente temas como las declaraciones de bienes, el pago de impuestos y los conflictos de intereses de forma seria".

Otro que negó todo fue el primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif, quien sostuvo que sus tres hijos no cometieron ningún delito al crear compañías en las Islas Vírgenes Británicas, un conocido paraíso fiscal, para gestionar sus propiedades en Londres.

Las potencias europeas salieron —con excepción de la corona española— bastante indemne del escándalo que provocó la filtración de 11,5 millones de documentos de un estudio de abogados panameño que hace casi cuatro décadas se dedica a crear sociedades offshore para los ricos, famosos y poderosos de todo el mundo.

Sin embargo, fuentes cercanas al Consorcio Internacional de Periodistas y al Süddeutsche Zeitung, los dos grandes impulsores de esta investigación mundial, ya adelantaron que la de ayer fue apenas la primera entrega.

Las potencias europeas y la Comisión Europea (CE), una suerte de Poder Ejecutivo de la Unión Europea (UE), prometieron investigar y fortalecer la lucha contra el lavado de dinero.

En Francia, en tanto, el gobierno del presidente Francois Hollande adelantó que pedirá que le entreguen todos los Panamá Papers para que la Fiscalía pueda investigarlos.

Desde Washington, ni el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, ni un vocero del Departamento de Justicia, Peter Carr, quisieron comentar sobre los casos específicos de líderes políticos, entre ellos muchos férreos aliados de Estados Unidos, que fueron mencionados en los documentados del estudio de abogados panameño.

El informe causó un terremoto en Chile y causó al renuncia del presidente de la organización Chile Transparente, Gonzalo Delaveau Swett, quien aparece mencionado en la nómina de 200 entidades fantasmas vinculadas a ese país creadas por el estudio de abogados panameño Mossack Fonseca, junto a otros empresarios como el dueño de la empresa periodística El Mercurio y el ex ministro de Hacienda de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), Hernán Buchi, entre otros.

También están citados en la investigación el director de cine español Pedro Almodóvar (quien fue desligado de la cuestión por su hermano Agustín), Pilar de Borbón, tía del rey de España Felipe VI, o el actor Jackie Chan.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario