Información Gral

Para la querella, son seis las muestras donde está presente el ADN de Mangeri

La perito de la querella también descartó la “contaminación de las muestras”. Y recordó que Mangeri “tenía más de veinte lesiones excoriativas” compatibles con arañazos.

Miércoles 03 de Junio de 2015

La genetista que actuó como perito por parte de la querella de la familia de Ángeles Rawson, aseguró hoy en el juicio oral que a su criterio hay “seis evidencias” en las que apareció el ADN del Jorge Mangeri que lo incriminan en el homicidio.

Se trata de Primarosa Rinaldi de Chieri, quien hoy aclaró que tiene “más de veinte años” de experiencia en la genética forense en Argentina y que actuó representando a la querella no sólo como médica legista sino también como perito de ADN.

“Son seis las evidencias donde en mayor o en menor medida está representado el perfil genético del señor Jorge Mangeri”, dijo la especialista ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 9.

Al igual que antes declararon los peritos oficiales, Rinaldi de Chieri detalló que la M2, es decir la muestra del hisopado subungueal del dedo índice de la mano derecha de Ángeles, fue la evidencia más comprometedora para Mangeri ya que allí aparecieron “diecisiete de los veintiún marcadores” del perfil del portero.

Pero luego contó que en las muestras M3 (dedo mayor) y M4 (dedo anular) de la misma mano de la víctima se hallaron “diez marcadores” coincidentes con el patrón de Mangeri y luego habló de otras tres muestras correspondientes a un trozo de soga que apareció sujetando los tobillos del cadáver de Ángeles.

Según Rinaldi de Chieri, en M39 “diez de los trece marcadores que se amplificaron” coincidían con el imputado, y lo mismo sucedió en M40 con “ocho de nueve marcadores” y en M46 con “siete de los ocho marcadores “ obtenidos.

La perito de la querella también descartó la “contaminación de las muestras” y como también actuó como legista en las dos juntas médicas, llegó a la conclusión de que el ADN de Mangeri fue hallado en la mano derecha de Ángeles porque la chica “era diestra” y que había mayor proporción de ese perfil genético en el índice porque “es el dedo que tiene más fuerza”.

También recordó que Mangeri “tenía más de veinte lesiones excoriativas” compatibles con arañazos.

La especialista agregó que en este caso se dio lo que se llama en criminalística “el principio de (Edmond) Locard” donde “siempre el agresor arrastra algo de su víctima y deja algo en su víctima”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS