Información Gral

Murió la argentina que viajó a París a celebrar los 15 y sufrió un ACV

La adolescente Candelaria Sosa, oriunda de la localidad bonaerense de Benavídez, se había descompuesto había sido operada y permaneció internada nueve días.  

Viernes 05 de Junio de 2015

Candelaria Sosa, la adolescente argentina que sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) mientras se encontraba en la ciudad de París junto a la hermana en un viaje para festejar su cumpleaños número 15, murió ayer en un hospital de la capital francesa, donde estaba internada en grave estado.

Candelaria, oriunda de la localidad bonaerense de Benavídez, se encontraba internada en el Hospital Necker, de París, donde en las últimas horas su cuadro se había empeorado y los profesionales que la asistían ya le habían diagnosticado muerte cerebral.

La adolescente se descompuso el martes 26 de mayo en momentos en que viajaba en el subte parisino junto con su hermana Florencia, de 22 años.

Tras ser trasladada de urgencia al hospital, la adolescente fue sometida a una primera operación y estaba prevista una segunda intervención.

Luego de esa operación debía quedar internada por al menos dos meses en el mismo hospital.

El padre de la adolescente, Héctor Sosa, dijo el lunes a la prensa que los médicos planeaban someter a su hija a una segunda intervención quirúrgica, por lo que estimó que permanecería hospitalizada en el centro asistencial parisino al menos dos meses.

El hombre confirmó anteayer que su esposa le comunicó desde la capital francesa que las condiciones neurológicas de su hija habían empeorado y que los médicos le informaron que el cuadro era "irreversible".

Candelaria Sosa, que vivía en la localidad bonaerense de Benavídez y cursaba el tercer año del Colegio Santa Ana de Pacheco, había viajado a Europa para festejar sus 15 años en compañía de una de sus hermanas.

Candelaria había viajado a Europa como festejo de sus 15 años, cumplidos a fines de abril. Llevaba ya unos días en el Viejo Continente -el 23 de mayo subió una foto a su cuenta en Facebook del Estadio Santiago Bernabeu, de Real Madrid- con su hermana mayor.

Luego de conocer las ciudades españolas de Madrid y Barcelona la adolescente llegó a París, donde la noche del martes 26 de mayo comenzó a sentirse mal y se desmayó mientras viajaba en un subte.

Ayuda argentina. El padre de la adolescente, Héctor Sosa, detalló que ni bien su hija sufrió el ACV los pasajeros, entre ellos un matrimonio argentino, detuvieron la formación hasta que llegó una ambulancia de alta complejidad y la trasladó el hospital parisino. "No bien llegó la operaron y le salvaron la vida", dijo en declaraciones periodísticas. El hombre destacó también la ayuda que prestaron a su esposa e hija el servicio de asistencia al viajero que habían contratado y la Embajada Argentina en París.

Al referirse al momento en que sufrió el ACV, Héctor Sosa, el padre de Candelaría, había señalado: "Pararon el tren, inmediatamente llegó una ambulancia de alta complejidad y la llevaron al Hospital Necker. No bien llegó la operaron y le salvaron la vida". "Dicho por el papá de Cande: el hospital en París es semipúblico: hay una cantidad de cosas que son aranceladas. La hermana quedó allá con Cande (habían viajado juntas),pero la mamá tuvo que viajar de urgencia. Las está alojando una gente conocida de conocidos, de puro solidarios. La embajada les proporcionó un traductor y traslados allá, pero igual tienen para mucho tiempo de internación y probablemente una segunda operación", comentó en las redes sociales Liliana, cercana a la familia.

En tanto, Patricia, la madre de la joven había viajado con urgencia rumbo a París, para estar junto a Candelaria y acompañar a su otra hija. Sin embargo, el cuadro neurológico de la chica se complicó en las últimas horas y no se pudo realizar la segunda operación. Tras conocer su inconveniente de salud, la familia inició una campaña para recolectar fondos con el fin de costear la permanencia en Francia de sus acompañantes. El padre había revelado que la familia hizo "un gran esfuerzo para pagarle el viaje de cumpleaños" y que lo financiaron "en 36 cuotas". "Salía más barato que la fiesta", confió. Cumplía el sueño de miles de adolescentes que a los 15 años prefieren que sus padres les regalen un viaje en lugar de gastar el dinero en la tradicional fiesta de cumpleaños.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS