Información Gral

Murió fray Puigjané, un cura comprometido con los pobres

El sacerdote tenía 91 años y había sido condenado como colaborador en el copamiento del Regimiento de La Tablada, algo que negó.

Miércoles 28 de Agosto de 2019

El sacerdote fray Antonio Puigjané, quien fue condenado por estar vinculado con el grupo de militantes del Movimiento Todos por la Patria que intentó copar el Regimiento de La Tablada el 23 de enero de 1989, murió ayer a los 91 años, confirmaron allegados al religioso.

Los restos del fraile fueron velados a partir de ayer, a las 17, en el santuario de Nuestra Señora Del Rosario, en avenida Sáenz 1001, de la ciudad de Buenos Aires, y esta mañana a las 10 se hará "una misa de glorificación".

Desde hace años, el sacerdote residía en una vivienda de la orden Franciscana y su salud se encontraba muy deteriorada y recibía la atención de las enfermeras que lo asistían en ese hospicio, ubicado cerca de la iglesia en la cual se realizará su sepelio.

Puigjané nació en Córdoba el 10 de junio de 1928, y desde muy temprana edad abrazó la vocación religiosa y tras ordenarse como fraile se trasladó a la ciudad bonaerense de Mar del Plata, donde predicó en villas y barrios populares.

En los tiempos del Concilio Vaticano II y la Teología de la Liberación, se vinculó con el trabajo pastoral del obispo Enrique Angeleli, en La Rioja, pero tras el golpe cívico militar del 24 de marzo de 1976 se trasladó a la ciudad de Buenos Aires con el propósito de preservarse de la represión.

En los años del terrorismo de Estado, predicó en la Villa Itatí, en la localidad bonarense de Quilmes, y acompañó como religioso la lucha de las Madres de Plaza de Mayo y de los organismos de Derechos Humanos que denunciaban las desapariciones y crímenes de la última dictadura. Con la llegada de la democracia, se sumó al Movimiento Todos por la Patria (MTP), fundado por Enrique Gorriarán Merlo, uno de los antiguos jefes del PRT-ERP, que pretendía insertase en la vida política de la Argentina de los años 80.

"Me fui enganchando con ellos y ayudé a que se fuera formando un grupo de gente con ideales revolucionarios pero muy cristianos y seriamente comprometidos. Se fueron sumando y en Nicaragua se integró Gorriarán Merlo, que se había comprometido a no volver a la lucha armada", evocó Puigjané en declaraciones periodísticas sobre cómo se vinculó con el MTP.

El 23 de enero de 1989 el MTP lanzó el ataque a La Tablada con el pretexto de evitar un supuesto intento de golpe de Estado por parte de la facción carapintada del Ejército que lideraba el coronel Mohamed Alí Seineldín, pero esa acción culminó en un baño de sangre que dejó un saldo de 43 muertos y cuatro desaparecidos,en otra típica represión del terrorismo de Estado.Por su militancia en el MTP, la Justicia le imputó haber participado en el apoyo logístico al ataque, y aunque negó haber estado relacionado al hecho, recibió una condena de 20 años. Estuvo detenido en los penales de Caseros y Ezeiza, y al cumplir los 70 años, se le concedió el beneficio del arresto domiciliario.

Sus allegados aseguran que durante el gobierno de Carlos Menem le ofrecieron otorgarle un indulto presidencial, pero se negó porque ese beneficio no alcanzaba al resto de sus compañeros encarcelados.

"No. No sabía nada, porque los muchachos no quisieron mezclarme en un asunto que yo no apoyaría de ninguna manera. Con los años, me di cuenta de que fue más una cuestión de Gorriarán Merlo que del MTP", apuntó sobre el ataque a La Tablada. El sacerdote Eduardo De la Serna, integrante del grupo de curas en Opción por los Pobres, señaló a Télam que Puigjané "fue un hombre de Dios, un hombre comprometido con los pobres. Cometió el pecado de la ingenuidad, y eso es algo que en la política no suele perdonarse".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario