Información Gral

"Me dio un autito de juguete y cuando fui a reclamar el dueño del local me sacó con un arma"

Víctor Monge es un vecino de Ceres que ganó un cero kilómetro en una rifa pero le dieron una réplica de un Porsche. "Me siento estafado, me tomó el pelo y jugó con la ilusión de todos", se quejó el hombre.

Miércoles 13 de Abril de 2016

El dueño de una concesionaria de autos de la localidad santafesina de Ceres festejó el viernes los diez años del local con un brindis y el sorteo de un cero kilómetro. Con el Nº 117 Víctor Monge ganó el sorteo, pero le dieron un autito de juguete.
 
"El (por el dueño del local) invitó desde un canal de Ceres a los amigos y clientes de la concesionaria para que se acerquen. Asistieron vecinos, el intendente y políticos de la zona. Entregaron un número a cada uno de los que concurrieron a la fiesta y el locutor dijo toda la noche que uno se iba a ir con un cero kilómetro. Salió el mio, me acerqué, me saludaron y en ese momento me dieron un autito de juguete", contó Víctor Monge.
 
El vecino tomó el presente como algo simbólico, dejó pasar el fin de semana y el lunes concurrió a la concesionaria para hacer los papeles del auto. Pero el titular del comercio le dijo que el auto ya se lo había llevado.
 
"Cuando fui a reclamar el vehículo el dueño del local me sacó apuntando con una arma, me dijo que me retire porque empezamos a discutir y me sacó con un arma", contó el vecino. Dijo que en el municipio, ubicado a unos 266 kilómetros al noroeste de la capital santafesina, "toda la gente está enojada, dicen que es un sinvergüenza y que se vaya de Ceres".
 
"Me siento estafado, me tomó el pelo a mí y a mi familia y jugó con la ilusión de todos, porque todos esperaban esa noche el sorteo del auto", cerró a "El primero de la mañana" de La Ocho.
 
Por su parte, Lino Roldán, titular de la concesionaria, negó la estafa y contestó: "El regalo era algo que disfrutarían los hijos o nietos de quienes habían concurrido al lunch. Al ganador le dijimos cuál era el cuadro de situación y en ese momento lo comprendió. Tengo la conciencia tranquila porque no estafé a nadie. Le entregamos el premio, que era una réplica de un Porsche. Durante el fin de semana le llenaron la cabeza y vino el lunes a reclamar algo que no le correspondía. Me tomó de atrás y me golpeó".
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario