Información Gral

Matías Miret, el copiloto del "narcoavión" de los Juliá, fue liberado

La Justicia española lo tuvo encarcelado dos años por el intento de tráfico de casi una tonelada de cocaína en el aeropuerto de El Prat. "Lo que me mantenía era saber que era inocente", dijo.

Miércoles 12 de Diciembre de 2012

Matías Miret, el copiloto que estaba acusado por participar en el caso del narcoavión que piloteaban los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá, fue liberado ayer por la Justicia española, tras estar dos años detenido.

El propio acusado por la Justicia ibérica confirmó que había recuperado su libertad, luego de que dos policías que participaron del operativo declararon y desligaron a Miret del narcotráfico.

Los hermanos Juliá continúan detenidos por transportar en un avión privado casi una tonelada de cocaína al aeropuerto de Barcelona.

En el juicio que sigue la Justicia española, la fiscalía pidió 13 años de cárcel y una multa de 140 millones para cada uno de los hermanos Juliá.

"Lo que me mantenía era saber que era inocente, y el apoyo de mi familia y seres queridos. Se siente que se te está yendo la vida en un momento. Sabía que yo no tenía un punto oscuro y que a la larga o a la corta, iba a salir en libertad porque era inocente", expresó Miret en declaraciones a un canal de noticias.

El copiloto recordó que en su momento los hermanos Juliá le dieron alguna excusa sobre lo sucedido, pero agregó: "Luego de perder dos años de mi vida, no acepto ninguna disculpa". "Ahora espero que me digan cuándo puedo volver a mi país y seguir con la vida que tenía", indicó.

Cuando se le consultó el porqué estuvo dos años detenido en España, el copiloto indicó que cada vez que con sus abogados presentaban una apelación la Justicia justificaba la negación por "ser extranjero y no tener arraigo".

Agustina Conil Paz, la mujer Miret, fue quien anunció que su marido fue liberado, dijo que "a Matías le denegaron la libertad en todo este tiempo no por pruebas, sino por ser extranjero, por el peligro de fuga. Con esta decisión se puede leer entrelíneas que va a ser sobreseído. Sabíamos que no había ninguna prueba, pero había que esperar el juicio", señaló.

La mujer afirmó que "el no sabía nada del tráfico de drogas. Cuando aterrizaron en Barcelona, descubrieron la carga. Durante el procedimiento de la policía Matías estaba tranquilo, jugaba con los perros. Pensaba que era sólo rutina".

Los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá están acusados de traficar 944,5 kilos de cocaína en el Bombardier Challenger 604 que llegó a Barcelona el 2 de enero de 2011.

La droga secuestrada estaba oculta en dos falsos sofás cama, que estaban enfrentados, y en un armario colocado en el fondo del avión.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario