Información Gral

Los grandes actores en las negociaciones sobre la reducción de gases

Estado Unidos anunció que hasta 2020 reducirá en un 17 por ciento las emisiones en comparación a 2005. Hasta 2025, descenderán entre un 26 y un 28 por ciento y hasta 2050, en un 80 por ciento.

Domingo 29 de Noviembre de 2015

La conferencia mundial sobre cambio climático en París buscará compromisos de parte de los países para reducir lo más drásticamente posible las emisiones de gases de efecto invernadero. Los mayores emisores, sin embargo, acuden a la cita con posiciones divergentes.

   China, el mayor emisor de dióxido de carbono (CO2) del mundo dio un vuelco a su política climática: si en la conferencia sobre el clima de 2009 en Copenhague la República Popular China aún se negaba a colaborar, los analistas esperan que ahora el país trabaje por el éxito de la cumbre. El presidente chino, Xi Jinping, y su colega francés, François Hollande, se pronunciaron a principios de noviembre en una declaración a favor de los controles regulares de las metas acordadas en París. De acuerdo a ese documento, cada cinco años se realizará una revisión completa de los progresos alcanzados. Pekín anunció en junio que aumentaría para la cumbre las metas de reducción que se había fijado hasta ahora. Según ese anuncio, el punto máximo de emisiones se alcanzará en 2030. Hasta entonces se buscará que un 20 por ciento de la demanda energética se cubra a través de energías no fósiles. Además, hasta 2030 se reducirán en entre el 60 y el 65 por ciento las emisiones en relación al rendimiento económico con respecto a 2005. Por otra parte, China espera resolver el problema del smog en las grandes ciudades reduciendo drásticamente el uso de carbón.

   Desde Estados Unidos, el presidente Barack Obama apoyó desde muy temprano la cumbre climática de París y se muestra confiado. La mayor economía de mercado del mundo anunció que hasta 2020 reducirá en un 17 por ciento las emisiones en comparación a 2005. Hasta 2025, descenderán entre un 26 y un 28 por ciento y hasta 2050, en un 80 por ciento. A pesar de la encarnizada resistencia de los republicanos conservadores, Obama se comprometió con este tema. Así, prohibió que se siguiera construyendo el controvertido oleoducto de Keystone, que pretendía unir la región de Alberta, en Canadá, con el Golfo de México.

De todas maneras, el secretario de Estado, John Kerry, generó malestar en Europa cuando señaló que un acuerdo alcanzado en la cumbre de París no tendría el status de tratado. Pero se considera que se trató de una táctica política interna, dado que Obama debería luchar contra el Senado dominado por los republicanos para aprobar un tratado legalmente vinculante.

Los planes de Europa. En una comparación internacional, la Unión Europea se fijó a sí misma metas bastante ambiciosas. Así, por ejemplo, la emisión de dióxido de carbono (CO2) se reduciría hasta 2030 en al menos un 40 por ciento con respecto a 1990. Además, la unión defiende que hasta fin de siglo las emisiones sean igual a cero. Su reclamo es que en París se alcance un acuerdo vinculante sobre el clima. Además, los europeos quieren establecer un mecanismo por el cual la comunidad internacional revise sus esfuerzos cada cinco años y éstos se ajusten, de ser necesario. La UE quiere que la temperatura de la Tierra aumente un máximo de dos grados con respecto a la era preindustrial.

  El Grupo de los 77, integrado por los países en vías de desarrollo, entre los cuales hay estados fuertemente amenazados por el cambio climático, presentó planes de acción nacionales para la protección del clima, pero hicieron depender el cumplimiento de estas metas en muchos casos de apoyo financiero o técnico de los países desarrollados. Estos habían prometido que hasta 2020 aportarían anualmente 100.000 millones de dólares en ayudas para este fin en determinadas condiciones. Ahora los países en desarrollo reclaman compromisos concretos.

   India quiere emitir hasta 2030 un tercio menos de gases de efecto invernadero en comparación al Producto Bruto Interno que en 2005. Eso se pretende alcanza sobre todo a través de la ampliación masiva del uso de energía solar así como de la reducción de las subvenciones a los combustibles fósiles y un impuesto al carbón.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS