Información Gral

La presidenta inauguró el Faro de la Soberanía en el museo de Malvinas

Cristina Fernández de Kirchner lo hizo en el marco del Día de la Reafirmación de los Derechos sobre las islas. También cargó contra los “fondos buitre” y el juez Griesa.

Jueves 11 de Junio de 2015

En el punto más alto, sobre el tanque de agua del predio de la ex Esma —donde entre otros edificios se encuentra el Museo de Malvinas, en Libertador 8151— desde ayer ilumina el faro de la Soberanía. “Para que todos lo vean, todo el tiempo” dijo la presidenta. El 10 de junio, día de la “Reafirmación de los derechos sobre las Islas Malvinas y del Atlántico Sur” que instauró Juan Perón, y que coincide con el mismo día de 1829 cuando se instaló el primer gobierno patrio en la islas, fue elegido por Cristina Fernández de Kirchner para inaugurar el faro y reivindicar la soberanía nacional sobre la islas. “Soberanía” es la palabra que se lee en el cartel luminoso. Anoche quedó para siempre acompañando el faro que modifica el panorama visual del barrio de Núñez de la Capital Federal.
  En su discurso la presidenta recordó que en el mundo perduran 17 enclaves coloniales, 10 de ellos ingleses, entre los que se distingue Malvinas. Y enlazó soberanía territorial con política: recordó que el 16 de junio de año pasado un juez (Thomas Griesa) condenó a la Argentina a un pago usurario a los fondos buitre. “Una sentencia insólita, antojadiza e ilegal que algunos candidatos a presidente (por Mauricio Macri, sin mencionarlo) recomendaron pagar al contado”.
  “Si pagábamos esos 1.600 millones de dólares, que en su momento parecía una cifra accesible, hoy se confirma que en realidad se hubieran convertido en 20 mil millones de dólares, que no vamos a pagar”, abundó la presidenta, acompañada por los ministros de Planificación, Julio De Vido; de Defensa, Agustín Rossi; de Economía, Axel Kicillof, y de Cultura, Teresa Parodi.
  Siempre haciendo un paralelo entre soberanía territorial y política, y subrayando la contradicción insalvable de los militares represores, la mandataria recordó que durante la guerra, en 1982, “en el Ministerio de Economía había representantes de los intereses ingleses”, dijo.
  El acto en el Museo de Malvinas se inició con un recorrido de la presidenta y luego continuó con la restitución de pertenencias a soldados que estuvieron en suelo de las islas durante la guerra. Agendas y libretas de anotaciones que fueron perdidas por argentinos, y que ayer volvieron, ajadas, con sus letras corridas por la humedad y el tiempo, a manos de sus dueños originales, que las recibieron de manos de la mandataria.
  “La guardia fue sin novedad, el amanecer fue lindo”, puede leerse todavía en la agenda de José Parra, un soldado de clase 62 que ayer se abrazó con Cristina y se llevó la agenda a su casa. “Cálida despedida de Curuzú Cuatiá”, escribió el 15 de abril del 82 Eduardo Cerruti. Miguel Barros, en cambio, dejó escrita su preocupación de por “llamar a la familia para tranquilizar a mamá”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS