Información Gral

Hallaron los cadáveres de dos hombres que viajaban en el vuelo de Air France

El hallazgo se produjo esta mañana junto a un asiento con un número de serie que concuerda con el avión desaparecido, una mochila y una valija con un boleto de Air France en su interior. El lugar donde fueron encontrados los cuerpos y los restos de la aeronave queda a unos 69,5 kilómetros del punto donde se registró el último reporte electrónico automático de falla del avión, y a unos 900 kilómetros de la isla de Fernando de Noronha.

Sábado 06 de Junio de 2009

Recife- El hallazgo de los cadáveres de dos de los 228 pasajeros que viajaban en el Airbus de Air France que cayó al océano Atlántico trajo “alivio” a los familiares de las víctimas, que ahora aguardan con ansiedad la información sobre las causas de la tragedia, sobre las que se ciernen innumerables dudas.

“Yo recibí la noticia (del hallazgo de los cadáveres) de la mejor manera posible, porque todos estábamos muy angustiados. Ahora tenemos una evidencia de lo que sucedió con el avión. Eso disminuye la angustia de todos nosotros”, dijo el abogado Marco Túlio Moreno, cuyos padres viajaban en la aeronave y que representa a los familiares de las víctimas del vuelo 447, que partió de Río de Janeiro rumbo a París.

Según informó hoy la versión electrónica del diario francés “Le Figaro”, uno de los cuerpos hallados aún se encontraba abrochado con el cinturón a su asiento y llevaba la tarjeta de embarque consigo. Además de los cadáveres fueron hallados un asiento azul con un número de serie, el cual todavía no se sabe si corresponde o no al avión accidentado, una valija de cuero con un boleto aéreo de Air France y una mochila conteniendo una laptop. Aún no se confirmó si estos artículos pertenecen a los cadáveres hallados.

Los cuerpos y los artículos fueron hallados hoy a 69,5 kilómetros de la isla de Fernando de Noronha, donde se encuentra la base de las operaciones de búsqueda. En ese punto, que queda a 900 kilómetros de la isla, fue donde se estableció el último reporte electrónico automático de falla del avión.

En tanto, continúan las dudas sobre las causas de la tragedia ocurrida en la noche del pasado domingo. Según informaron hoy investigadores franceses, la aeronave sufrió numerosos problemas técnicos, como quedarse sin piloto automático o recibir datos de velocidad falsos, antes de “desaparecer” sobre el Atlántico.

Durante casi cinco minutos antes de que perdiera el contacto con el A330 se enviaron de forma automática 24 mensajes de anomalías a la central de Air France, según la Oficina de Investigación y Análisis de Accidentes (BEA), en París.

A propósito de esa seguidilla de mensajes, el diario brasileño “Folha de Sao Paulo” informó hoy que uno de ellos indica que el Airbus-330 habría sufrido un problema estructural al quebrársele el timón de dirección, pequeña “aleta” móvil del estabilizador ubicada sobre la cola del avión, cuya función es evitar “sacudidas” aerodinámicas.

La ruptura de esa pieza no quedó registrada en el sistema de control, por lo que existe la posibilidad de que el propio estabilizador del avión haya sido arrancado, lo que hace que el avión, que viajaba a 10,7 kilómetros de altura y a 840 kilómetros por hora, se vuelva ingobernable.

Tampoco se sabe si, en caso de que la hipótesis sea confirmada, la ruptura del timón de dirección fue provocada por una violenta tempestad, o si había algún problema previo en su estructura, que es de las más frágiles en el avión.

Asimismo, en el momento en que supuestamente ocurrió el defecto en el timón de dirección, el piloto automático y el acelerador del avión fueron apagados.

El sistema fly-by-wire, que evita que el piloto realice maniobras muy peligrosas, retiró tres de las cinco salvaguardas que posee, lo que deja a la aeronave íntegra y exclusivamente en las manos del piloto.

Tampoco fue descartada completamente la posibilidad de un ataque con bomba, aunque según afirmó el jefe de la Oficina de Investigación y Análisis de Accidentes (BEA) en París, Paul-Louis Arslanian, esta tesis no pace ser “muy coherente” a la luz de los datos.

El esclarecimiento del caso, añadió, se producirá cuando se investiguen las partes del aparato encontradas y las grabaciones de la caja negra, las cuales están a entre 2.000 y 3.000 metros de profundidad, según estima la Fuerza Aérea Brasileña (FAB).

Francia ha enviado a la zona de búsqueda dos buques de rastreo franceses, un robot sumergible y un submarino. Estos últimos son capaces de recoger material hasta 6.000 metros de profundidad. Hasta allí se quiere desplazar también el submarino nuclear “Emeraude” para que intente detectar las cajas negras con su sonares.

Sin embargo, Arslanian advirtió que en función de la profundidad de las aguas en el lugar donde se hundió la aeronave, existe la posibilidad de que las cajas negras no se encuentren nunca.

Lo único seguro es, por tanto, que la angustia de los familiares de las víctimas se arrastrará por mucho tiempo. A la ansiedad de tener que aguardar el hallazgo de los cuerpos, algunos de los cuales podrían no encontrarse nunca, se sumará la especulación sobre los varios factores que pudieron haber desencadenado la tragedia, que terminó con la vida de personas de 32 nacionalidades.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario