INFORMACIÓN GENERAL

Hace 40 años se casaban Lady Di y Carlos: una historia de amor, traición y muerte

El 29 de julio de 1981 la pareja real daba el sí ante millones de espectadores y sellaba su "amor" con una foto icónica de un beso. Los detalles de una historia con secretos

Jueves 29 de Julio de 2021

El Príncipe Carlos, hijo mayor de la reina Isabel II, tenía 29 años cuando conoció a Lady Di, que tenía apenas 16. Se vieron por primera vez cuando el heredero de la realeza acudió como invitado a la casa de los Spencer ya que este salía con la hermana mayor de Diana, Lady Sarah. La relación entre ellos no surgió de inmediato, sino tres años después cuando volvieron a encontrarse, y luego un día como hoy pero hace 40 años, se llevó a cabo la "boda del siglo", que unió a la pareja en matrimonio.

Con solo 6 meses de noviazgo, el 24 de febrero de 1981 Diana y Carlos se comprometieron. Eran casi desconocidos, ya que no habían sido muchos los encuentros entre ellos. No obstante, la Familia Real anunció con júbilo la unión "de su amado hijo, el príncipe de Gales, con Lady Diana Spencer, hija del condenado Spencer y la honorable señora Shand Kydd", según el comunicado. El motivo del apuro era debido a que el hombre debía seguir el ejemplo de su familia como heredero del trono.

El 29 de julio de 1981 contrajeron matrimonio en la catedral de San Pablo en Londres. Todos, desde Argentina hasta Japón, estaban pendientes del que iba a ser uno de los casamientos más recordados de la historia. Hubo transmisión por televisión, con cerca de 750 millones los espectadores. A su vez, desde Buckingham hasta la iglesia, las calles se llenaron de personas que deseaban ver pasar a la ¿feliz? pareja. Lo que nadie pensaba era que aquella unión iba a convertirse en un calvario para la realeza y para la misma Diana Spencer.

boda real.jpg

Diana, Carlos y la boda del siglo

Desde joven, el sueño de Diana había sido casarse con el príncipe, era algo que les repetía constantemente a sus amigas y decía que no iba a parar hasta lograrlo. Ella siempre contó la atracción que sintió por Carlos desde el primer momento en que se cruzaron.

El día finalmente llegó y las calles de Londres de vistieron de gala para la ocasión. La seguridad se había incrementado notablemente, entre la policía montada y militares que se habían esparcido por todo su alrededor. El Príncipe Carlos salió desde el Palacio de Buckingham con su uniforme de capitán de la Marina Real, mientras Diana lo hizo desde Clarence House, residencia unida a una calle de la gran vivienda de la realeza, con un enorme vestido blanco.

Charles & Diana ~ The Royal Wedding 1981

Al llegar a la catedral los aguardaban unas 2500 personas, entre los que se destacaban algunos invitados internacionales para presenciar la unión. Diana entró con su padre, el Conde Spencer, que la condujo hasta el altar para encontrarse con su prometido, cuyas expresiones, excepto por algunas sonrisas, hacían parecer que no estaba viviendo un día muy feliz como muchos esperaban.

Tras dar el "sí", la pareja volvió al Palacio ya como marido y mujer, como príncipe y princesa, y salieron al balcón de la Casa Real para saludar. Dejando para la posteridad la imagen de un beso desde aquellas alturas, mientras los presentes coreaban, aplaudían y celebraran la nueva unión. La incorporación de Diana a la realeza británica también era un motivo de festejo para los locales, pues la rubia ya se había convertido en una de las personas más queridas por la multitud.

beso balcón.jpg

El nacimiento de los herederos no cambió el destino

La llegada de los dos herederos fue otro motivo de celebración tanto para la familia como para el pueblo, que seguía de cerca los movimientos del reciente matrimonio. El primero de ellos, el príncipe Guillermo, vino al mundo el 21 de junio de 1982, y dos años después, el 15 de septiembre de 1984, nació Enrique, conocido también como Príncipe Harry.

familia lady di.jpg

Como todo lo que se veía de la realeza, esta historia parecía ser un cuento salido de las más maravillosas historias de amor. Sin embargo, puertas adentro, todo estaba pendiendo de un hilo debido a que Carlos estaba profundamente enamorado pero no de su esposa, sino de su amiga Camilla Parker Bowles, con quien había mantenido un vínculo. Las familias de ambos habían trabajado para separarlos y de hecho ella estaba ya casada con otro hombre. Pero Carlos nunca la dejó de amar.

Finalmente, Carlos y Diana se separaron. No firmaron los papeles de divorcio, sino que era algo de facto, pues no deseaban hacerlo por los hijos que los unían. Lady Di contó en algunas entrevistas lo que sucedía en su matrimonio y llegó a revelar: "Éramos tres en este matrimonio, así que estaba un poco concurrido", haciendo referencia a Parker. Fue la gota que rebalsó el vaso para que la reina Isabel II le pidiera a la princesa que se divorcie oficialmente de su hijo, calgo que sucedió en 1996 y que obligó a Spencer a no brindar más detalles sobre su relación con el príncipe.

Lo que pasó después es conocido por todos. El 31 de agosto de 1997 Lady Di sufrió un accidente automovilístico mientras se encontraba con su entonces pareja, el empresario Dodi Al-Fayed. Y como consecuencia de las heridas murió. Fue un golpe duro para todo el mundo, ya que eran muchos los que amaban a Diana por su simpatía y generosidad, por ser una figura pública entregada a causas nobles.

Hasta el día de hoy sobrevuela la hipótesis de que su muerte fue producto de un atentado. Otros culpan a los paparazzi que perseguían a la pareja.

Lo cierto es que, muchos años más tarde, el 9 de abril de 2005, Carlos se casó en segundas nupcias con Camila. No obstante, el nombre de Lady Diana Spencer lo acompañará para siempre, ya que es imposible dejar atrás la historia que comenzaba un día como hoy pero 40 años atrás.

accidente diana.jpg
casamiento carlos camilla.jpg

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario