Información Gral

Extienden los cortes de agua en las sierras cordobesas por la sequía

Municipios serranos de Córdoba prolongarán esta semana los cortes de agua programados para ahorrar líquido ante la sequía que persiste en el centro y el norte del país, donde seguían activos varios incendios.

Martes 10 de Noviembre de 2009

Municipios serranos de Córdoba prolongarán esta semana los cortes de agua programados para ahorrar líquido ante la sequía que persiste en el centro y el norte del país, donde seguían activos varios incendios.

Los intendentes de las ciudades cordobesas de Unquillo, Río Ceballos y Mendiolaza, Gaspar Lemos, Germán Jalil y Daniel Salibi, confirmaron ayer tras una reunión con autoridades provinciales que los cortes de agua seguirán esta semana por plazos de 24 horas en esas localidades para enfrentar la sequía.

Salibi destacó que con los cortes programados de la última semana “se redujo en un 40 por ciento el consumo” y admitió: “Estamos esperando, sin duda, la lluvia”.

Marcelo Fassi, presidente de la Cooperativa de Agua de Río Ceballos, dijo que con los cortes hubo “un ahorro importante y hay un altísimo grado de colaboración de la población”. Fassi confirmó que los cortes seguirán hasta que haya buenas lluvias para llenar el embalse de La Quebrada.

Los intendentes tomaron la decisión tras comprobar que los cortes de la semana pasada resultaron positivos para preservar las escasas reservas de agua, que quedan como consecuencia de la gran bajante del Dique La Quebrada.

Los nuevos cortes se producirán de 6 a 6 en lugar de las 0 a 24, como se aplicó la semana pasada. “Lo más importante que hemos visto es el nivel de reducción de requerimiento de agua al dique. Son 14 millones de litro de agua”, explicó Salibi, quien estimó que podría volver el cronograma de cortes aunque rogó por la pronta llegada de las lluvias.

Agua bendita. Sin embargo, el agua llegaría recién para el fin de semana, según adelantó el meteorólogo Mario Navarro.

Según las estimaciones, el viernes por la tarde-noche “se producirían tormentas con chaparrones de mediana intensidad, con milimetrajes interesantes”.

El intendente de Salsipuedes, Sergio Cornejo, dijo a radios locales: “No damos abasto con los camiones que llevan agua. Estamos sosteniéndonos con cuatro o cinco pozos que están funcionando en un 50 por ciento”.

En Villa Carlos Paz, que se alimenta de la planta potabilizadora de Cuesta Blanca, que nutre al río San Antonio, muy lejos de sus niveles, el alerta rojo sigue vigente y las autoridades extreman controles para que el uso se limite al consumo humano y se eviten los derroches, los que son sancionados con multas.

En Cosquín, en el valle de Punilla, apelan a la extracción de agua del balneario La Toma, que distribuyen en camiones, con prioridad a hospitales, geriátricos y escuelas, aunque no es apta para el consumo y sólo puede ser usada para higiene y servicios sanitarios.

En la capital cordobesa, un comité de emergencia analiza de continuo la marcha de la situación. “De acuerdo con los controles el consumo per cápita se ha reducido en buena medida”, dijo ayer el subsecretario de Recursos Hídricos, Jorge Masiah.

Esta situación, que se atribuye a una mayor concientización de los vecinos, está evitando que por ahora hayan decidido cortes de agua, cuyo suministro está garantizado, pese a los más de siete metros por debajo del máximo nivel de embalse del dique San Roque. (Télam y DyN)

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario