Información Gral

Escapó de prisión, triunfó como modelo, pero tuvo que volver al traje a rayas

 Ben Fiveresima escapó de la prisión y vivió siete años en Australia con una identidad falsa y trabajando de modelo de grandes firmas, hasta que la policia logró recapturarlo.

Miércoles 20 de Mayo de 2015

Tom Ford y Calvin Klein se quedaron sin uno de sus mejores modelos. Ben Fiberesima pasó los últimos siete años viviendo como un famoso modelo pero ahora volvió a su realidad: la prisión.

Este inglés de 30 años se fugó en 2008 de un centro penitenciario británico y se instaló en Australia con un nombre falso, donde logró triunfar como la imagen de varias firmas de moda. Justo lo que le llevó al éxito, lo devolvió ahora a los calabozos, y es que gracias a una de sus campañas la policía logró dar con él y enviarlo de regreso al Reino Unido.

Su historia se remonta a cuando un joven Fiberesima, de entonces 23 años, fue detenido y condenado por robo, fraude y posesión de armas. Aunque se le iba a dejar en libertad bajo fianza, el joven no se presentó en la corte y tomó un vuelo para huir del país. Australia fue su destino y allí pasó los últimos siete años, donde vivió rodeado de lujos y todo gracias a haber triunfado como modelo y rapero.

Con una nueva identidad, Fiberesima logró involucrarse con el jet set del país y vivir con todos los lujos y el glamour. En este tiempo, protagonizó varias campañas de moda para firmas como Tom Ford, Calvin Klein y Nike. También alcanzó el éxito como cantante de rap y grabó populares temas bajo el nombre de Rocky Million.

Desde que huyó de Gran Bretaña, las autoridades del país habían intentado dar con él sin resultados, hasta este mes. Una fuente anónima señaló a los oficiales que el fugitivo se encontraba en suelo británico bajo un falso nombre, dispuesto a participar a un cásting para un nuevo proyecto. A raíz de allí, la policía buscó entre los datos de la agencia de modelos hasta dar con el perfil del fugitivo. Finalmente, Fiberesima fue arrestado en la puerta de su residencia londinense cuando regresaba del cásting.

Tras su detención, se lo sentenció a una condena de tres años y nueve meses por los mismos cargos que arrastraba del 2008 y por haber falseado su identidad durante todo este tiempo.


 
 

Una foto publicada por ♛Roky♛ (@rokymillion) el


 

Una foto publicada por ♛Roky♛ (@rokymillion) el


 

Una foto publicada por ♛Roky♛ (@rokymillion) el

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS