Información Gral

En el Vía Crucis el Papa pidió por los cristianos perseguidos y asesinados

Un día después de una gran matanza en Kenia, el Pontífice habló con voz sombría durante la celebración de la Pasión de Cristo.

Sábado 04 de Abril de 2015

El Papa Francisco presidió dos misas de Viernes Santo, orando por los cristianos perseguidos un día después de que milicianos islamistas atacaron una universidad en Kenia y mataron al menos a 147 personas.

Las persecuciones religiosas actuales fueron el tema que predominó en ambas liturgias del Santo Padre en el día en que los cristianos de todo el mundo recordaron la crucifixión de Jesús.

"Vemos (en Jesús) a nuestros hermanos perseguidos, decapitados, crucificados, por su fe en Tí. Bajo nuestros ojos y con nuestro silencio cómplice", dijo el Santo Padre después del tradicional Vía Crucis en el Coliseo de Roma.

El Papa habló con una voz sombría después de que personas de Italia, Irak, Siria, Nigeria, Egipto, China, Oriente Medio y América Latina se turnaron para portar una cruz de madera entre las 14 estaciones que recuerdan las últimas horas de la vida de Jesús.

El Pontífice siguió el acto desde la colina del Palatino, situada frente al Anfiteatro Flavio, y a sus pies se congregaron miles de personas que asistieron a la sentida ceremonia que rememora el camino de Jesús de Nazaret hacia su ejecución y muerte.

"En la crueldad de tu Pasión, Señor, vemos la crueldad de nuestras acciones y a todos los abandonados por los familiares, por la sociedad. En tu cuerpo herido vemos a aquellos desfigurados por nuestra indiferencia", lamentó en tono sobrio.

Durante las 14 estaciones se reza por los que padecen diferentes sufrimientos, entre ellos las víctimas de persecuciones religiosas, las familias en dificultad y la explotación de menores. También se proponen los sentimientos y pensamientos de Jesús durante su pasión.

En el ataque del jueves contra la universidad en Kenia, milicianos de Al Shabaab comenzaron una masacre indiscriminada, pero posteriormente liberaron a algunos musulmanes y se concentraron en estudiantes cristianos durante un sitio que se extendió durante 15 horas.

Antes del Vía Crucis en el Coliseo, Francisco encabezó la tradicional liturgia de Viernes Santo en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, una ceremonia cargada de silencio y gravedad en recuerdo de la pasión de Cristo.

Al comienzo de la misa los sacerdotes se arrodillaron frente al altar y el pontífice argentino rezó acostado con su cara contra el suelo.

Tras ello, leyó la historia de la pasión de Jesucristo y se procedió a la adoración de la cruz, mientras a través de su cuenta de Twitter expresaba: "La Crucifixión de Cristo no es una derrota: la cruz es amor y gracia".

En un servicio previo en la Basílica, Francisco escuchó al predicador oficial del Vaticano acusar a la comunidad internacional de indiferencia ante la persecución de los cristianos.

El padre Raniero Cantalamessa, cuyo título es "Predicador de la Casa Pontificia", se refirió al ataque en Kenia durante la liturgia de la "Pasión del Señor", en la que el Santo Padre se tendió a orar en el suelo de mármol de la Basílica de San Pedro.

La ocasión es una de las pocas en las que el Papa escucha predicar a alguien más.

"Desde luego, los cristianos no son las únicas víctimas de la violencia homicida en el mundo, pero no podemos ignorar que en muchos países son las víctimas que sufren más ataques", afirmó.

Cantalamessa criticó "la inquietante indiferencia de las instituciones del mundo y de la opinión pública ante todas las matanzas de cristianos".

Además del ataque en Kenia, mencionó la decapitación de 22 cristianos coptos egipcios en febrero a manos de milicianos del Estado Islámico en Libia.

Francisco ha expresado preocupación por la situación difícil de los cristianos que son perseguidos por su fe y ha dicho que se justificaría que la comunidad internacional usará la fuerza militar como último recurso para frenar la "agresión injusta" del Estado Islámico.

El Viernes Santo fue el segundo de cuatro días consecutivos de actividades papales que concluyen con el Domingo de Resurrección.

En la noche de hoy, el líder de los 1.200 millones de católicos apostólicos romanos del mundo celebrará la misa de Vigilia Pascual en la Basílica de San Pedro y el domingo dará su bendición bianual "Urbi et Orbi" (a la ciudad y al mundo).

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario