Información Gral

El suicidio asistido de Brittany abre el debate sobre eutanasia en EEUU

Carta del esposo de la joven en defensa de "la elección bien pensada e informada de morir con dignidad". Falleció el sábado ingiriendo fármacos recetados para acabar con su vida.  

Martes 04 de Noviembre de 2014

En el sitio web de Brittany Maynard, la joven estadounidense de 29 años que se suicidó asistida por sus médicos el sábado, su esposo Dan Diaz publicó ayer un obituario en el que afirma que "Brittany optó por hacer la elección bien pensada e informada de morir con dignidad frente a una enfermedad tan terrible, dolorosa e incurable".

La nota se extiende en argumentos en defensa del derecho a la muerte con dignidad, en momentos en que el caso despertó una gran repercusión en los Estados Unidos donde reabrió el debate sobre el suicidio asistido, que es legal en sólo cinco estados.

La joven, que era residente de Oakland (California), se trasladó junto a su familia al vecino estado de Oregón, que sí permite esta práctica, junto con el estado de Washington, Montana, Nuevo México y Vermont.

Brittany Maynard había sido diagnosticada con un grave tumor cerebral en enero de este año. El cáncer avanzó rápidamente y los médicos le informaron que sólo le quedaban unos meses de vida, que además serían de un prolongado dolor.

Ante esta situación, la joven decidió trasladarse junto a su familia a Oregón, donde la ley le permitía que los médicos le proveyesen de un fármaco que terminaría con su vida sin causarle dolor, si ella decidía ingerirlo.

Así, ella se fijó la fecha del 1º de noviembre para hacerlo y finalmente cumplió con su propósito.

Otro párrafo del mensaje de su esposo Dan dice: "Ella decía que la gente que hace una pausa para apreciar la vida y dar gracias es la más feliz. Si cambiamos nuestros pensamientos, cambiamos nuestro mundo. Amor y paz a todos ustedes".

Referencia. La especialista argentina Gisela Farías explicó que "la eutanasia y la muerte asistida ponen en juego el derecho de autodeterminación de las personas, por fuera de la religión y por fuera de una patología psíquica, y representan el derecho a quitarse la vida cuando las condiciones no responden a la noción de dignidad singular, es decir, de cada sujeto".

Autora del libro "Muerte voluntaria", Farías indicó que "desde la postura religiosa se oponen a la eutanasia a partir de decir que la decisión última de nuestra vida la tiene Dios", mientras que para la corriente a favor de la eutanasia "se ratifica que la autoridad última es la propia persona".

"Ninguna de las dos posiciones es mejor que la otra, el tema es que la legislación en una sociedad democrática y pluralista debería respaldar en el derecho a ambas posturas y eso no sucede. Hoy el creyente tiene sus derechos protegidos, pero quien quiere practicar eutanasia no", advirtió.

En mayo de 2012 se modificó en Argentina la Ley 26.529, de Derechos del Paciente, otorgándole a éste la posibilidad de aceptar o rechazar tratamientos, intervenciones e incluso soportes vitales como hidratación o alimentación con o sin argumentación.

Esposo. Los pasajes más significativos redactados por el esposo de Brittany comienzan diciendo: "Brittany Lauren Maynard nació en 1984 y forjó una breve pero sólida vida de 29 años de generosidad, compasión, viajes y humor".

"El año pasado, el día de Año Nuevo, a Brittany le diagnosticaron un cáncer cerebral. Se le dio un diagnóstico terminal irreversible. Ante tal enfermedad terminal y un pronóstico de mucho dolor, Brittany optó por vivir cada día plenamente, viajar y mantenerse físicamente activa y ocupada todo el tiempo que pudiera".

"Después de haber sido informada por un médico de que ella probablemente ni siquiera podría estar de pie algunas semanas, ella se subió diez millas sobre campos de hielo en Alaska con su mejor amiga. Di tu propia verdad, incluso cuando tu voz tiemble, decía ella".

El caso de Marcelo Diez que sacude desde Neuquén

Desde Neuquén trasciende a todo el país el caso de Marcelo Diez, un paciente que está postrado y en estado de coma desde hace 20 años en esa ciudad capital de la Patagonia. En octubre de 1994, cuando tenía 30 años, Diez sufrió un accidente en la ruta —iba en moto y fue atropellado— que lo dejó en estado vegetativo. Sus hermanas vienen reclamando la muerte digna, pero como el enfermo respira por sus propios medios —no está conectado a un respirador— el pedido se complica.

Diez está internado en un sanatorio privado. La mayoría de las opiniones médicas van en concordancia con el pedido de la familia mientras algunas voces señalan que es la presión de la Iglesia neuquina la que impide que se lo deje morir. El camino para que fallezca es que se le corte el suministro de nutrientes que recibe por sonda gástrica.

En abril de 2013 el Tribunal Superior de Justicia de Neuquén autorizó a que el paciente pueda acceder a la muerte digna. Pero quien fuera designado defensor oficial de Diez apeló ese fallo y ahora el caso está a estudio de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

"Estamos a la espera de una resolución, esperemos que la Corte falle a favor para poder permitir federalizar la ley nacional de muerte digna y que ninguna familia tenga que pasar por este derrotero familiar", pidió el abogado Lucas Pica, quien representa a los familiares del paciente. La Procuradora de la Nación Alejandra Gils Carbó respaldó el reclamo de las hermanas de Marcelo.

Mensaje y luego las pastillas

Brittany Maynard murió en su cama rodeada de quienes más la amaban. Allí, en su cama, frente a su familia y amigos, la joven de 29 años escribió un mensaje de despedida en Facebook antes de tomarse el cóctel de pastillas que la llevarían a la muerte digna que ella tanto defendió. “Adiós mundo. Propaguen buenas energías. Pay it forward! (sigan la cadena de favores, es decir, si reciben un favor devuélvanlo a otra persona)”, finalizó el mensaje.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario