Información Gral

El Papa llegó a Estados Unidos para una histórica visita de seis días

Algo inusual, el presidente Obama y el vicepresidente Biden lo recibieron en la base militar. Mañana hablará ante el Congreso. El periplo, hasta el domingo, incluirá tres ciudades: Washington, Nueva York y Filadelfia.  

Miércoles 23 de Septiembre de 2015

El Papa Francisco llegó a Washington ayer para comenzar su primera visita a Estados Unidos, para llevar su "iglesia de los pobres" a la mayor potencia económica mundial, un país polarizado en temas cercanos al corazón del pontífice: inmigración, justicia social y desigualdad económica.

Como un inusual homenaje al pontífice, el presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden le dieron la bienvenida a Francisco esperándolo al final de una alfombra roja en la pista de la Base Andrews de la Fuerza Aérea, a la que llegó el avión procedente de Cuba entre ruidosas aclamaciones de la multitud. Por lo general los presidentes estadounidenses reciben a sus visitantes importantes en la Casa Blanca.

Poco antes de las 17 hora argentina, el Papa recibió una bienvenida propia de una estrella del rock a su llegada a la base ubicada en las afueras de Washington, en el estado de Maryland. Salió de la aeronave entre atronadoras aclamaciones y se retiró el solideo mientras descendía la escalinata en un día lluvioso y con viento. Sonrió ampliamente y saludó a quienes le aplaudían antes de caminar por la alfombra roja junto a Obama.

El pontífice se detuvo al final de la alfombra para recibir un ramo de flores que le entregó una niña. Luego él, Obama, la primera dama Michelle Obama y las dos hijas del matrimonio, se dirigieron a la terminal.

Numerosas personas reunidas en la pista de aterrizaje entonaron cantos en español para darle la bienvenida al Papa latinoamericano. "Se ve, se siente, el Papa está presente", se escuchó en la terminal aérea militar.

A la salida de la estación, Francisco optó por viajar en un pequeño auto Fiat en lugar de abordar la lujosa limusina que lo esperaba. Se retiró del aeropuerto junto al presidente Obama y su esposa, subió al asiento trasero de un Fiat 500 negro, bajó la ventanilla y saludó a la multitud.

Durante su visita de seis días por tres ciudades (Washington, Nueva York y Filadelfia), el pontífice se reunirá hoy con Obama en la Casa Blanca, en tanto que mañana se convertirá en el primer Papa en hablar ante el plenario del Congreso de Estados Unidos. El viernes, ya en Nueva York, hablará en Naciones Unidas, visitará el Museo del 11/9, encabezará una procesión por el Central Park y dará una misa en el Madison Square Garden.

El sábado, en Filadelfia, irá al Festival de Familias mientras que el domingo a la tarde presidirá la misa de clausura del Encuentro Mundial de Familias antes de tomar el avión que a las 20 lo llevará de regreso a Roma.

Se prevé que el argentino de 78 años, conocido como el "Papa de los pobres", exhorte a Estados Unidos a cuidar más el medioambiente y a los pobres, y que regrese a sus ideales básicos de libertad religiosa y extienda los brazos a los inmigrantes.

La enorme popularidad del Papa, su costumbre de acercarse a las multitudes y la insistencia en usar un jeep descapotado en lugar de un papamóvil a prueba de balas, han complicado las cosas para las fuerzas policiales estadounidenses, las cuales han montado uno de los operativos de seguridad más grandes en la historia del país.

Las medidas no tienen precedentes para un viaje papal y podrían volver casi imposible para muchos estadounidenses comunes acercarse a Francisco. Para alguien que quiera cruzar la ciudad cuando el papa ande cerca, buena suerte.

Pese a toda la atención que atraerán los discursos del Papa, incluyendo el primer discurso de un pontífice en el Congreso, serán sus gestos más personales —reunirse con migrantes, prisioneros e indigentes— los que podrían dar las imágenes más memorables.

En Cuba Francisco gozó del agradecimiento de los cubanos por mediar en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y la isla. Se prevé que hable del proceso de normalización en su visita a Washington, donde sólo el Congreso tiene las facultades para levantar el embargo comercial sobre ese país.

Bloqueo

Francisco adelantó ayer que no se referirá al bloqueo norteamericano a Cuba, cuando hable mañana en el Congreso. “Eso es parte de las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba. Espero que se llegue a un acuerdo que satisfaga a las dos partes”, dijo el Papa a los periodistas en el avión que lo trasladó desde Santiago de Cuba a Washington.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS