Información Gral

El horror de la dictadura y Malvinas desde las cartas enviadas por las víctimas

Miles de cartas de los años 70 forman parte de una conmovedora muestra en La Plata. Los escritos fueron donados por familiares de detenidos, exiliados y ex combatientes del Atlántico sur. 

Domingo 10 de Abril de 2016

"Si me llega a ocurrir algo les dejo esta carta con mucho amor y ternura"; "Queridísima mamá, te escribo para contarte que estoy sancionada"; "Mi amor, chiquito, quiero que sepas que yo no estoy aquí porque quiero, me encerraron". Estas son algunas de las líneas escritas por hombres y mujeres detenidos durante la última dictadura cívico-militar que reflejan el dolor por el encierro, la esperanza en la liberación y la necesidad de que el vínculo con sus hijos se mantenga, aún en esa separación forzosa.

Las notas están contenidas en la muestra "Cartas de la Dictadura", organizada por la Biblioteca Nacional Mariano Moreno y que hasta el 6 de mayo próximo se expone en la Biblioteca de la Universidad Nacional de La Plata.

Son miles de cartas, poemas y dibujos escritos por presos y presas detenidos durante la última dictadura y alojados en cárceles comunes y centros clandestinos; cartas de sus familiares y de soldados que fueron a la Guerra de Malvinas.

La directora de Salas Museo de la Biblioteca de la Universidad Nacional de La Plata, Florencia Bossié explicó que "es una muestra itinerante, la colección se formó a partir de donaciones de particulares, de las víctimas, de sus familiares, de los exiliados que confiaron en el rol del Estado para la preservación del patrimonio del Estado".

"Es importante el rol del Estado gestionando la reunión de este archivo", destacó Bossié en el marco de esta muestra que se exhibe a 40 años del inicio del golpe militar del 24 de marzo de 1976 .

Detalló que "se pueden ver cartas donde se narra la vida cotidiana de las cárceles, listas de secuestrados elaboradas por los exiliados para reclamar su aparición, cartas con dibujos, tarjetas y hasta un croquis de una celda".

"Es una colección viva en el sentido que está abierta a nuevos aportes, a la incorporación de más cartas, lo que pueden hacer contactándose a este mail archivosycolecciones@bn.gov.ar", incitó Bossié.

En esas cartas se lee el esfuerzo de las víctimas presas por mantener el contacto con sus familias y en especial con sus hijos, a pesar de la separación forzada.

Muchas cartas provenientes de presos de la cárcel de Devoto tienen un sello que dice "Censurada" y que lejos de indicar esta condición significa que esa misiva pasó por el chequeo de los represores.

"Queridísima mamá, te escribo para comunicarte que estoy sancionada hasta el día 10 inclusive. Estoy bien. Charo" , se lee en una carta fechada el 2 de agosto de 1979.

"Queridos mamá y papá. ¿Les gusta el papel? Me lo hizo una compañera (...) Parece que ahora no permiten sacar dibujos ni tarjetas, que pena por las chicas que tienen hijos es una forma de comunicarse más con ellos", detalla otra misiva escrita en un papel con un borde de flores dibujadas con tinta negra.

Uno de los dibujos más impactantes es un croquis dibujado por una presa sobre su celda en Devoto y en él se ven las camas, la mesa de telgopor, el calentador, la letrina y una ventana y una escena cotidiana de tomar mate.

En ese dibujo hay cuatro personas que mantienen un diálogo humorístico ya que uno de ellos pregunta: "Che, te parece que estoy bien para la foto?" Mientras una joven dice: "Tanta pose, tanta pose, se terminará de hervir el agua".

¿Se pueden dibujar conejos, ranas, pollitos y mariposas coloridas en el encierro? La respuesta es sí si el destinatario es un hijo o hija y con ese mismo de papel se busca estar presente.

"Hola Marianita, cómo estás, mi nena linda? Mientras mamá se toma un mate piensa un cuento para contarte, querés que te cuente del Pato Garabato?", escribe una mamá en una carta y otra le pide a su hijo "me decís que nube has elegido así todos los días la miramos, yo desde aquí, vos desde la esquina de libertad?".

Otra carta, llena de dibujos, dice "hola mi chiquita linda, mi bolita de miel, mirá todos los bichos que vienen a saludarte, un bicherío enorme, todos en fila te dicen Mami te quiere hasta el cielo y te manda besitos en las gotas de lluvia".

"Ustedes son muy pequeñas para entender de esto. Por si me llega a ocurrir algo les dejo esta carta con mucha ternura y amor por si algún día las lean y recuerden al papá que las quiso tanto y les escribió de puño antes de morir", escribió a sus hijas Delfor Soto secuestrado en 1976 y visto por última vez en el centro clandestino El Campito de Campo de Mayo.

En otra carta, una mamá explica a su hijo "siempre te tengo metidito dentro mío como cuando estabas en mi panza. Mi chiquito y quiero que sepas que yo no estoy aquí porque quiero me encerraron y no puedo salir sola, me tienen que abrir las puertas los mismos que me encerraron. Si yo pudiera salir estaría todo el día con vos (...)".

Esta muestra de fortaleza y amor en tiempos difíciles se puede visitar de lunes a viernes, hasta el próximo 6 de mayo en el hall central de la Biblioteca de la Universidad de La Plata, en Plaza Rocha 137.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario