Información Gral

El drama de la familia de una de las pasajeras de la tragedia de Mendoza que quedó cuadripléjica

Claudia Vila, de 39 años, pelea por su vida en el Hospital Central de esa provincia. Su familia denunció que nadie se hace cargo de la situación.

Domingo 19 de Febrero de 2017

Claudia Vila, una de las pasajeras del micro de la empresa TurBus que protagonizó la tragedia de Horcones, pelea por su vida en el Hospital Central de Mendoza. La mujer de 39 años quedó cuadripléjica tras el accidente en el que fallecieron 19 personas, y su familia denunció a través de una carta que nadie se hace cargo de la situación.
"La familia de Claudia y ella esperan una respuesta de la empresa Turbus o de alguien del Gobierno de la provincia", expresaron allegados de la mujer a través de una publicación difundida en las redes sociales.
Según la publicación, Claudia habría estado varias horas sin recibir atención médica y cuando despertó en el Hospital Central se dio cuenta de que no podía mover su cuerpo. "La familia de Claudia y ella esperan una respuesta de la empresa TurBus o de alguien del Gobierno de la provincia que se acerque a dar una respuesta, algo muy difícil de conseguir cuando al intentar hacerlo telefónicamente cuelgan los teléfonos", denunciaron.
La carta completa
De los familiares de Claudia Vila:
El Viernes 22.15 Claudia Vila de 39 años emprendió un viaje que en su vida pudo imaginar cómo terminaría. El colectivo con destino a Santiago de Chile, de la empresa Tur Bus, no dejó a Claudia en su destino sino que después de un vuelco despertó de su profundo sueño aturdida de gritos desgarradores, boca abajo y sin poder mover su cuerpo. Varias horas pasaron desde que ella pudo recibir atención médica. Ya eran las 7 de la mañana cuando arribó a un destino muy diferente, el Hospital Central de la Ciudad de Mendoza. Allí su mamá Rosa la esperaba impaciente después de escuchar a las 5 de la mañana su nombre, en el noticiero local.
La mayor tragedia vial de los Mendocinos le cobró a Claudia no su vida, pero si la posibilidad de mover su cuerpo.
La familia de Claudia y ella esperan una respuesta de la empresa TurBus o de alguien del Gobierno de la provincia que se acerque a dar una respuesta, algo muy difícil de conseguir cuando al intentar hacerlo telefónicamente cuelgan los teléfonos. Las víctimas de la tragedia también sufrieron el robo de sus pertenencias. ¿Hasta dónde es natural la imprudencia a la que estamos acostumbrados a pasar por alto ?
Justicia por las víctimas, que no quede impune ni uno de los responsables.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario