Información Gral

El Carnaval brasileño entró en su apogeo con la magia de las escolas

Con numerosos bailes callejeros que arrastran alegres multitudes y deslumbrantes concursos de escolas de samba, el famoso Carnaval de Brasil entró ayer en su apogeo. Decenas de grupos barriales organizados mantenían en vilo con danzas y estridentes baterías a Río de Janeiro, que alberga una fiesta popular considerada como la mayor del mundo, en la que se mezclan brasileños de todas las clases sociales y turistas.

Lunes 23 de Febrero de 2009

Con numerosos bailes callejeros que arrastran alegres multitudes y deslumbrantes concursos de escolas de samba, el famoso Carnaval de Brasil entró ayer en su apogeo.

Decenas de grupos barriales organizados mantenían en vilo con danzas y estridentes baterías a Río de Janeiro, que alberga una fiesta popular considerada como la mayor del mundo, en la que se mezclan brasileños de todas las clases sociales y turistas.

La fiesta se extiende a todo el país y arrastra las mayores multitudes aún en ciudades del cálido noreste, como Recife y Salvador, donde los kilométricos desfiles atraen más de dos millones de personas.

Sao Paulo, la mayor ciudad del país, finalizó en la madrugada de ayer su concurso de escolas de samba, con el paso de Imperio da Casa Verde, uno de cuyos gigantescos carros alegóricos representó un tigre de 50 metros de largo y 14 de alto.

Calentando los ánimos para el inicio en la noche del concurso del Grupo Especial de Escolas de Samba de Río, el más esperado y televisado a todo el mundo, las agrupaciones de la división de ascenso también terminaron su desfile.

Con más de 3.000 miembros, varios gigantescos carros alegóricos, estridentes baterías de percusión, deslumbrantes cuerpos de baile y cimbreantes danzarinas, los diez grupos pelearon por el derecho a ascender al nivel privilegiado.

"!Caramba, es tremendo muchacho! Estacio de Sá es mi vida, es mi alegría. Estoy feliz de estar aquí", dijo exhaltado José Marcelo Martyns, un voluminoso miembro de esa escuela de samba, mientras danzaba.

Estacio de Sá, fundada en 1955 con el nombre Unidos de Sao Carlos, cayó al grupo de ascenso en 1997 y en 2007 volvió al de privilegio, pero quedó última y volvió a bajar de nivel.

"La Estacio de Sá está saliendo, viene para subir", gritaba uno de hombres que empujaban los carros alegóricos para su ingreso al desfile en el Sambódromo de Río, una avenida flanqueada de tribunas para 70 mil espectadores. Se destacó Grande Río, que dedicó su trama al Año de Francia en Brasil, y trajo 32 bailarinas del Moulin Rouge, que bailaron cancán y samba sobre un enorme carro alegórico que reproduce el cabaret de París. l (Reuters y DPA)

 

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS