Información Gral

El café de caca de gato hace furor en Londres, pero cuesta u$s100

Imagine pedir un café y que le traigan la cuenta. Hasta aquí, nada extraño. Pero puede que le hayan facturado la astronómica cifra de100 dólares, y que al pedir explicaciones al camarero, éste le diga con naturalidad: "Si éste es café de... caca de gato".

Viernes 11 de Abril de 2008

Los amantes del buen vivir, los exquisitos del buen apatito, los amigos de lo excéntrico, están por estas horas de para bienes. Un nuevo café hace furor en las mesas más sofisticadas del mundo, aunque promete traer por igual aplausos y muestras del más profundo desagrado.

¿Suena contradictorio?, puede ser. Pero el expresso hecho a base de caca de gato no deja lugar a dudas: se está con él o contra él, pero difícilmente pase desapercibido. Aunque más no sea cuando se recibe la cuenta, es que los 100 dólares que cuesta genera -aunque no dolor de estómago- sí de bolsillo.

Los primeros osados en dar el puntapié inicial son los ingleses. En Londres, la confitería Peter Jones sirven este Café Raro (tal el nombre que lleva), realizado con los desechos de los gatos de Algalia, unos felinos que –al parecer- defecan tan bien como comen.

Es que estos animalitos, habitantes naturales de las plantaciones cafeteras del sureste asiático, elijen para alimentarse sólo los mejores granos de café, es decir, son gurmets igual que quienes consumen el cortadito producido con su eses: una delicadeza.

Pero al trabajo que realizan los intestinos de estos gatitos se le debe sumar el trabajo artesanal de quienes aportan sus propias manos para llevar a la mesa un verdadero producto de calidad. ¿Cómo?, fácil. Recogiendo y limpiando ellos mismos la caca para luego mezclarla con los otros dos ingredientes necesarios, los granos Jamaican Blue Mountain y Kopi Luwak

David Cooper, creador de este producto, explicó a la BBC que “estos singulares cafés son tostados a mano lentamente, durante aproximadamente 12 minutos, para obtener el máximo potencial de cada grano". "El color final del tostado es bastante oscuro”, lo que asegura “un suave café con leche o un capuchino", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario