Información Gral

El águila del Graf Spee es del estado uruguayo

Así lo determinó la Corte Suprema oriental. El emblemático mascarón de proa de la nave de guerra alemana ahora será subastado.

Viernes 05 de Septiembre de 2014

La Corte Suprema uruguaya abrió el camino a la subasta de una preciada pieza nazi cuando determinó que el águila del acorazado alemán Graf Spee, hundido en aguas uruguayas en 1939 tras una batalla naval, es propiedad del Estado uruguayo.

"El juicio tuvo distintas etapas y ha culminado favorablemente para el Estado uruguayo. Ahora el Ministerio de Defensa deberá decidir el destino" de la pieza, señaló esta semana el prosecretario de la Presidencia Diego Cánepa.

La pieza en cuestión es una imponente águila de bronce de 2,8 metros de largo por dos de alto y 350 kilos de peso que sostiene entre sus garras una esvástica y adornaba la popa del acorazado alemán de bolsillo Admiral von Graf Spee.

El águila fue rescatada en 2006 del fondo de la costa uruguaya, pero el gobierno frenó en 2010 las intenciones de los rescatistas de venderla y desde entonces ha estado enfrentado con ellos en la justicia.

Según Carlos Rodríguez, abogado de los empresarios Alfredo y Felipe Etchegaray, dueños de los permisos para rescatar los restos del buque alemán, éstos reclamaban la propiedad para poder decidir cómo y cuándo vender el águila, lo que ahora dependerá del gobierno.

Según la resolución judicial, el Estado es el propietario, aunque ratificó que los rescatistas tienen derecho al 50 por ciento de lo que se obtenga por la venta de la pieza.

"Ahora vamos a hacer una nueva y última gestión política ante el Estado para que se proceda rápidamente a vender", dijo Rodríguez a la AFP. "Y si no iniciaremos rápidamente las acciones jurídicas tendientes a forzar el cumplimiento del contrato" firmado entre los empresarios y el Estado para sacar los restos del fondo del río de la Plata.

El abogado aseguró que "el Estado puede hacer lo que quiere" con los restos "pero tiene una obligación contractual de vender los objetos rescatados para indemnizar y pagar de esa manera a los rescatistas el precio convenido, que fue el 50 por ciento de lo que se obtenga" por la comercialización.

Según Alfredo Etchegaray, cuando el águila fue encontrada "la prensa inglesa llegó a hablar de que valía hasta 50 millones de dólares".

"Pero solo una subasta pública puede decir cuánto vale. No importa cuánto vale. El tema es que hace 40 años que estoy invirtiendo tiempo y mucho dinero en estos temas (búsqueda de naufragios) y queremos cobrar por el trabajo", indicó.

Tras décadas en el fondo del mar, el águila fue exhibida durante casi un mes en un hotel céntrico de Montevideo pero luego Alemania reivindicó en una nota a la Cancillería uruguaya la propiedad del acorazado y se opuso a la prosecusión de los trabajos de rescate.

En marzo de 2010, de visita en Montevideo, el entonces ministro alemán de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, señaló que su gobierno quería "evitar que los restos de los símbolos del régimen nazi lleguen al comercio".

Un vocero de la embajada alemana en Montevideo indicó ayer a la AFP que "el gobierno alemán mantiene esa posición".

Mientras Estado y empresarios se ponen de acuerdo, el águila aguarda su destino en depósito de la Armada (marina) uruguaya, confirmó a la AFP el capitán Gastón Jaunsolo, jefe de Relaciones Públicas de la Armada.

"Está en un depósito en condiciones de temperatura y humedad que no produzcan deterioro de la pieza", aseguró, indicando que aún no han recibido ninguna notificación sobre su eventual traslado.

El Graf Spee protagonizó junto a los cruceros británicos Exeter y Ajax, y el neocelandés Achilles, la batalla del Río de la Plata, uno de los primeros enfrentamientos navales fuera de la región europea de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), que tuvo lugar frente a la costa uruguaya el 13 de diciembre de 1939.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario