Información Gral

Aseguran que los restos de avión encontrados no son del vuelo 447

Los restos recolectados en alta mar por la Marina brasileña no pertenecerían al Airbus de Air France que cayó el domingo por la noche, según precisó hoy la Fuerza Aérea de Brasil.

Jueves 04 de Junio de 2009

San Pablo.- Los restos recolectados en alta mar por la Marina brasileña no pertenecerían al Airbus de Air France que cayó el domingo por la noche, según precisó hoy la Fuerza Aérea de Brasil.

La revelación realizada por el brigadier Ramón Borges Cardoso, director del Departamento de control de Espacio Aéreo de la Aeronáutica, agrega más misterio sobre el destino del avión que desapareció en la noche del domingo en el Océano Atlántico.

“Hasta el momento ningún elemento del avión fue recolectado. Por el momento son todos residuos flotando en alta mar pero no del Airbus”, dijo Cardoso en conferencia de prensa.

Un helicóptero militar brasileño recogió del océano un soporte de madera para cargas, que consideraron una parte del avión llamada pallet. “El Airbus no llevaba pallets de madera”, dijo el brigadier.

Dos boyas que habían retirado del agua tampoco fueron tenidas en cuenta por tratarse de basura posiblemente descartada por barcos mercantes en alta mar, en tanto el combustible y aceite hallados a 700 kilómetros al norte de Fernando de Noronha tampoco pertenecen al Airbus.

“Descartamos la posibilidad en función de la cantidad de aceite encontrada. Un avión no tiene más de 50 litros en cada motor y las manchas son mucho más grandes”, afirmó el jefe militar.

Un helicóptero militar recogió hoy los primeros objetos recuperados desde la caída de la aeronave que realizaba el trayecto entre Río de Janeiro y París, aunque las piezas no corresponderían a la tragedia del vuelo 447.

El helicóptero que recogió las piezas llegó hoy a bordo de una fragata al área donde aviones de la fuerza aérea habían detectado restos presumiblemente del aparato accidentado.

Según la fuerza aérea, los restos serían llevados inicialmente a la isla Fernando de Noronha, a unos 700 kilómetros de distancia, y posteriormente a la base naval de Recife, en el estado brasileño de Pernambuco. Cardoso aclaró que el traslado se efectuará cuando sean recogidas suficientes piezas.

Los objetos recuperados deben ser entregados a las autoridades francesas que tendrán a su cargo la investigación de las causas del accidente.

Horas antes, la fuerza aérea había informado que un avión R-99 había identificado nueve puntos donde habrían restos.

Los aviones militares están orientando a los navíos de la Armada, que incluyen una fragata, una corbeta y un barco patrullero, en la ubicación de los restos, y recorren una área en un radio de 200 kilómetros que abarca los puntos donde fueron detectados piezas metálicas, asientos y manchas de combustible.

Entre tanto, cerca de 500 personas participaron en Río de Janeiro de una ceremonia ecuménica en homenaje a las víctimas del accidente aéreo, con presencia de familiares de los pasajeros del vuelo, el ministro francés de Relaciones Exteriores, Bernard Kouchner, y autoridades brasileñas.

Kouchner dijo posteriormente a periodistas que su país investigará a fondo las causas del percance y que todas las hipótesis se mantenían abiertas, aunque aclaró que existen pocos indicios de que se tratara de un atentado terrorista.

Algunos de los familiares que participaron en la ceremonia manifestaron su esperanza de que sus seres queridos podrían estar aún con vida.

No obstante, la aerolínea Air France les dijo a familiares en Francia que deben abandonar las esperanzas de que alguien haya sobrevivido a la caída del avión en el océano Atlántico.

El director general de Air France Pierre-Henri Gourgeon dijo a los familiares en una reunión privada que el avión se desarmó en el aire o cuando golpeó la superficie del mar, según un voluntario presente en la reunión. El avión, con 228 personas a bordo, desapareció tras partir de Río de Janeiro hacia París el domingo en la noche.

“Lo que está claro es que no hubo un aterrizaje. No hay posibilidad de que las mangas de escape se hayan desplegado”, dijo Guillaume Denoix de Saint-Marc, quien asiste a algunos familiares a pedido de fiscales parisinos y estaba en el encuentro con funcionarios de Air France el miércoles. Denoix de Saint-Marc dirige una asociación creada para las víctimas del vuelo 772 de UTA, derribado por terroristas libios en 1989.

Gourgeon les dijo a las familias que no había sobrevivientes, dijo Denoix de Saint-Marc. La caída del vuelo 447 se convertiría así en la mayor tragedia de la historia de Air France y el peor accidente en vuelos comerciales en todo el mundo desde 2001.

Los investigadores se están concentrando en una serie de mensajes automáticos que el avión envió justo antes de desaparecer, para reconstruir lo que sucedió cuando la aeronave volaba en una tormenta a gran altura. (Télam y AP)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario