En Voz Baja

Elucubraciones en Casa Rosada

El clima de desesperación que se adueñó de la cúpula del gobierno ante la posibilidad de perder un ballottage contra Cristina Kirchner llevó a los altos mandos a considerar una fórmula idéntica a la que le consiguió la reelección a Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires en 2011.

Martes 26 de Febrero de 2019

El clima de desesperación que se adueñó de la cúpula del gobierno ante la posibilidad de perder un ballottage contra Cristina Kirchner llevó a los altos mandos a considerar una fórmula idéntica a la que le consiguió la reelección a Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires en 2011. En la Rosada detectaron que María Eugenia Vidal, la segunda integrante de aquella fórmula, es la única figura del PRO que penetra en los sectores populares a los que el nombre Macri ya no enamora. Las encuestas no le dan respiro al presidente. La última que hizo la consultora Circuitos indica que Macri perdería contra Cristina por 42,5 a 39,9. Lo más preocupante para el oficialismo es que el 64,5 por ciento no cree que el gobierno pueda resolver los problemas económicos del país. Es por ese motivo que el gobierno tiene que esconder la economía en la campaña y apostar a ganar sólo con la política. El mismo sondeo, sin embargo, indica que Vidal le ganaría a Cristina por 46,1 a 43,5. El dato no pasa desapercibido para la cúpula macrista. Ya comenzaron a interpretar que no alcanza con haber forzado a la gobernadora para que no desdoble las elecciones y traccione votos para Macri en octubre: si hay un ballottage, Vidal ya no estará en la boleta. No por nada Macri, en las entrevistas que dio a coro en su gira por Asia, se encargó de dejar en suspenso el nombre de su acompañante. Si Vidal es candidata a vicepresidenta estará en la boleta de la segunda vuelta. En la Rosada ya analizan incluso el reemplazo de la gobernadora en la provincia: Carolina Stanley, del mismo espacio que Vidal y con un perfil social parecido a la mandataria podría ser la candidata en provincia de Buenos Aires.

Volvió al gobierno con dos cargos

El economista Lucas Llach, quien fuera vicepresidente del Banco Central en la gestión de Federico Sturzenegger, volvió al gobierno macrista con dos puestos en dos reparticiones diferentes. Por un lado, Llach ya se desempeña como asesor del directorio del Banco Nación, que comanda Javier González Fraga; y por el otro tendrá un lugar en el Banco de Inversión y Comercio Exterior (Bice), que conduce el macrista Francisco Cabrera. Como González Fraga, Llach es cercano al radicalismo y acompañó a Ernesto Sanz en la fórmula que disputó la interna presidencial de Cambiemos en 2015, de la que resultó ganador Mauricio Macri. En el Nación Llach se encarga de temas vinculados a innovación financiera y medios de pago. En cuanto al Bice, el hijo del ex ministro Juan José Llach participa en cuestiones relativas a la digitalización financiera y desarrollos de nuevos medios de pago.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});