El Mundo

Trump y Kim se citan en Vietnam con pocas expectativas de éxitos

Se espera que EEUU y Norcorea busquen avances a la vaga declaración sobre la desnuclearización firmada en Singapur.

Miércoles 27 de Febrero de 2019

El presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, volverán a verse las caras hoy en Hanoi tras su cumbre de junio en Singapur y si en aquella ocasión lo histórico del encuentro ya era un logro en sí mismo, ahora son pocas las expectativas de que de esta segunda cita salgan grandes anuncios, más allá de algunos gestos simbólicos. De la cumbre de Singapur salió una declaración conjunta de contenido ambiguo en la que además del compromiso con normalizar las relaciones entre los dos países Norcorea se comprometió a avanzar hacia la completa desnuclearización de la península de Corea. Tras ello, Trump no dudó en defender que "ya no hay amenaza nuclear por parte de Corea del Norte". Sin embargo, como reconoció el enviado de EEUU para Corea del Norte, Stephen Biegun, los países no comparten definición en cuanto a lo que es la desnuclearización. En el caso de Washington, el deseo es que tenga como resultado el fin del programa armamentístico nuclear norcoreano, mientras que Pyongyang entiende que la desnuclearización de la península también incluiría la salida de tropas estadounidenses de Corea del Sur.

Además, como recordaron los expertos, Pyongyang sigue sin dar pasos hacia este objetivo. Más allá de su moratoria autoimpuesta de no llevar a cabo ensayos nucleares y de misiles de largo alcance, "no paró su programa nuclear o de misiles", señala un artículo del «think-tank» IISS. Según denuncia este organismo, en las instalaciones de Yongbyon se habría producido en el último año hasta 8 kilos de plutonio y 150 kilos de uranio altamente enriquecido con los que Pyongyang podría "añadir de cinco a siete cabezas nucleares a su arsenal existente, que se estima en entre 20 y 60 cabezas". Para Paul Haenle, director de Carnegie-Tsinghua Center, "llegar a un entendimiento sobre qué conlleva realmente la desnuclearización aclararía si los dos países quieren el mismo resultado a largo plazo". En cualquier caso, dice este centro de estudios con sede en Pekín, Trump no puede acudir a esta cumbre dando por válida su declaración de que Norcorea ya no supone una amenaza nuclear.

A su vez, dado que son muchos, incluidos altos cargos estadounidenses, los que no creen que Pyongyang acceda a una desnuclearización completa, además de seguir presionando en esta línea "se debería comenzar a pensar en un plan B", defiende Robert Einhorn, experto en armas y no proliferación de Brookings Institute. En este sentido, apuesta por que Washington haga propuestas para verificar la voluntad norcoreana de "alcanzar una desnuclearización completa y verificable en un plazo cerrado y a un precio aceptable".

Levantamiento de sanciones

Uno de los principales puntos de fricción en los meses transcurridos desde Singapur ha sido la insistencia de Washington de mantener las sanciones impuestas sobre Corea del Norte hasta que haya avances concretos. Sin embargo, Biegun dio a entender recientemente que Washington es consciente de que debe haber una cierta flexibilidad en ese aspecto y podría hacer algunas excepciones en lo relativo al complejo industrial de Kaesong o la cooperación ferroviaria entre las dos Coreas, apuntan los expertos. También se ha especulado con la posibilidad de que Trump y Kim anuncien el fin de la guerra entre ambos países, que técnicamente aún siguen enfrentados pese a que la guerra de Corea concluyó en 1953 con un armisticio. "Si un anuncio del fin de la Guerra de Corea produjera concesiones norcoreanas significativas como la suspensión, o aún mejor, el desmantelamiento de varios elementos de su programa nuclear, la administración Trump habría obtenido un trato que merecería la pena", dice el IISS. Kim llegó ayer a Hanoi tras un viaje de 3.000 kilómetros en tren desde Pyongyang que le llevó tres días y cuyo último trayecto completó en coche, mientras que Trump aterrizó a última hora de la tarde. Está previsto que ambos mantengan un cara a cara hoy seguido de una cena de trabajo a la que ambos estarán acompañados por dos invitados e intérpretes, según explicó la vocero de la Casa Blanca, Sarah Sanders. Mañana está previsto que ambos vuelvan a reunirse.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});