El Mundo

Perú elige este domingo entre dos extremos: Keiko Fujimori o Pedro Castillo

Ambos candidatos, ella de derecha populista y él de izquierda radical, llegan al ballottage casi empatados. Difieren en todo salvo en su conservadurismo moral: se oponen al aborto y al matrimonio igualitario

Sábado 05 de Junio de 2021

Embed

Perú elegirá en el ballottage presidencial de este domingo entre la populista de derecha Keiko Fujimori y el candidato de izquierda radical Pedro Castillo. El clima en el Perú era estos días previos de tensión, dado el escenario de polarización y la ya crónica inestabilidad política del país. El pronóstico de un resultado muy parejo (ver infografía).

Perú llega a estas elecciones en medio de la pandemia y de un convulsionado proceso político, que forzó la renuncia del último presidente surgido de las urnas mucho antes de terminar su mandato, quien fue sucedido por dos presidentes interinos. Los casos de corrupción vinculados a la constructora brasileña Odebrecht derribaron a dos mandatarios en ejercicio y llevaron a la prisión a varios exmandatarios. A esto se suma la polarización extrema que representan Fujimori, populista de derecha, y Castillo, un populista de izquierda con antecedentes y aliados maoístas.

Con la mayoría de las encuestas pronosticando un empate técnico con una mínima ventaja a favor de Pedro Castillo, tanto él como su rival de derecha e hija del expresidente Alberto Fujimori, Keiko Fujimori, hicieron campaña frenéticamente esta última semana.

Pedro Castillo

El docente y sindicalista de izquierda Pedro Castillo, con leve ventaja en las encuestas, procura convertirse en el próximo presidente de Perú para impulsar una reforma de la Constitución y alentar una redistribución del ingreso basada en un combate a la evasión fiscal, sin afectar la propiedad privada. Pero sus declaradas simpatías por Evo Morales y Rafael Correa, así como sus vínculos con un partido que es el brazo político de Sendero Luminoso, siembran las dudas entre muchos votantes independientes.

“No necesito disfrazarme de paisano para llevar una propuesta a mis hermanos agricultores. Soy chacarero, soy obrero, soy agricultor, soy rondero y soy maestro a mucha honra, y me siento totalmente avergonzado de esa clase de Estado que sigue manteniendo una Constitución que ha reducido a su mínima expresión los derechos constitucionales”, aseguró Castillo semanas atrás. Los "ronderos" son unos parapoliciales campesinos que surgieron en los años 80 en Perú ante la agresión de grupos terroristas como Sendero Luminoso, MRTA y bandas narcotraficantes.

Según las últimas dos encuestas publicadas, la del 29 de mayo del Instituto de Estudios Peruanos (IEP) y la del 28 de mayo de Ipsos, el candidato de Perú Libre mantiene la ventaja contra la candidata opositora por Fuerza Popular, Keiko Fujimori, 40,3% a 38,3% y 51,1% a 48,1%, respectivamente. Pero como se observa en la infografía, la tendencia de Fujimori es ascendente mientras que la de Castillo es descendente.

Castillo, gremialista, maestro de escuela pública y referente de una región rural, personifica las demandas de muchos de los sectores sociales que quedaron relegados por el modelo económico peruano de economía abierta. Castillo conquistó un veloz ascenso en la dispersa escena política peruana al ganar la primera vuelta con un poco más del 19%. Ganó en las cinco regiones más pobres del Perú. El rostro de Castillo se nacionalizó cuando dirigió a miles de docentes en una huelga nacional de casi 80 días entre junio y septiembre de 2017.

Castillo nació hace 51 años en la localidad de Tacabamba, del distrito andino de Cajamarca. Es muy conservador en temas como la legalización del aborto, el matrimonio homosexual, la eutanasia y el enfoque de género.

Keiko Fujimori

La exlegisladora Keiko Fujimori busca llegar a la Presidencia de Perú en su tercer ballottage consecutivo.   Investigada en dos causas judiciales, con un pedido de 30 años de cárcel, Keiko es, como Castillo, antiabortista y adversaria del matrimonio igualitario, pero a diferencia del maestro rural, es anticomunista y partidaria de una “demodura”, una democracia con mano dura en materia de seguridad.

  Keiko carga con los pro y los contra de ser “hija de” al encarnar como nadie la condición de fujimorista, porque si bien eso le aporta una base de votos, también la aleja de los sectores moderados.

Estudió administración de empresas en Boston y la Universidad de Columbia. El jefe de Inteligencia de su padre, el encarcelado Vladimiro Montesinos, afirma que los 400.000 dólares que costaron las carreras de los hijos de Fujimori salieron del Servicio de Inteligencia. Keiko dijo que todo se pagó con ahorros de su padre y la denuncia terminó archivada.

En Estados Unidos conoció a su marido, el estadounidense Mark Vito, con quien tiene dos hijas. Con apenas 19 años, Keiko ya había jugado entonces el rol de Primera Dama, una vez que sus padres se separaron con escándalo: Susana Higuchi acusó al entonces presidente de torturarla.

En 2006, se convirtió en candidata y logró ser la congresista más votada, lo que la empujó a buscar la Presidencia en 2011.No pudo ese año porque perdió frente a Ollanta Humala y tampoco en 2016, cuando la victoria fue para el liberal Pedro Pablo Kuczynski. Ahora puede sumar los votos centristas contra Castillo. Fujimori ha buscado virar hacia el centro en esta campaña y recibió el aval de antiguos adversarios, como los liberales de Kuczynski y goza del favor de independientes que ven con temor a Castillo y sobre todo a sus aliados.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario