El Mundo

Perú: el presidente Castillo desautorizó al primer ministro sobre una nacionalización gasífera

El mandatario y varios de sus ministros descalificaron al premier Bellido, quien amenazó con expropiar el yacimiento de Camisea. Tiene el respaldo del partido Perú Libre, que no responde a Castillo sino a su líder, Vladimir Cerrón

Martes 28 de Septiembre de 2021

El presidente del Perú, Pedro Castillo, debió desautorizar a su primer ministro sobre una eventual nacionalización de un enorme yacimiento de gas en manos de una empresa privada. El episodio no está cerrado, y causa renovadas dudas sobre la estructura de mando del gobierno peruano, en el que el presidente a menudo se ve desautorizado por figuras de su gabinete o del partido Perú Libre, que lo llevó de candidato. Castillo asumió el 28 de junio de 2021, y desde antes de esa fecha se hicieron evidentes las diferencias entre el presidente, su círculo y el partido de izquierda radical que lo llevó al poder. Hubo una puja pública por la conformación del gabinete que causó fuertes dudas sobre la viabilidad del gobierno antes incluso de que este asumiera. Este conflicto se hizo permanente, y el caso del reservocio de gas es sólo el último capítulo de un gobierno bicéfalo.

Luego de controversiales declaraciones del premier, Guido Bellido, acerca de nacionalizar el gas del yacimiento Camisea, el presidente Pedro Castillo refutó las amenazas del primer ministro. "Cualquier renegociación se dará con respeto irrestricto al Estado de derecho y velando los intereses nacionales”, tuiteó el jefe del Estado. Castillo aseguró que este proceso contará con la participación de las partes involucradas: el Estado y el sector privado. Es decir, la decisión final no será unilateral, como planteó el jefe del gabinete. Desde la campaña electoral, Castillo planteó como una de sus prioridades renegociar los contratos de las concesiones de gas.

El primer ministro había generado revuelo con sus expresiones en Twitter y en la región de Arequipa, donde participó en un encuentro con organizaciones sindicales. Bellido advirtió que apelaría a la nacionalización del gas. "Ningún gobierno del pueblo puede retroceder en ello", afirmó. En Twitter escribió el domingo: “Convocamos a la empresa explotadora y comercializadora de Camisea para renegociar el reparto de utilidades a favor del Estado, caso contrario, optaremos por la recuperación o nacionalización de nuestro yacimiento”, amenazó el jefe del gabinete.

Esta postura, señaló el diario El Comercio, de Lima, se opone a lo señalado por Castillo la semana pasada ante el Consejo Permanente de la OEA. El presidente descartó expropiaciones e hizo un llamado para que se hagan nuevas inversiones en Perú. Asimismo, el ministro de Economía, Pedro Francke, indicó en agosto pasado que no se expropiará Camisea.

Los comentarios de Bellido generaron revuelo en el Ejecutivo y en amplios sectores políticos. La mayoría de ministros, buscando calmar las aguas, se pronunció en sentido opuesto al de Bellido. Con ello se reflejaron las contracciones que hay en el gabinete. El ministro de Justicia, Aníbal Torres, declaró al diario limeño La República que ningún contrato se puede revisar de forma unilateral como propone el primer ministro. Torres recalcó que este tema no ha sido abordado en el Consejo de Ministros. Este ministro es un fiel de Castillo y su designación fue muy resistida por Perú Libre.

El ministro de Energía y Minas, Iván Merino, tuvo que crearse una cuenta de Twitter para opinar. “Estamos comprometidos en trabajar con todos los actores, para lograr consensos en función al bienestar concreto de la ciudadanía", declaró con evidente afán de poner paños fríos. El ministro de Salud, Hernando Cevallos, si bien declaró a favor de renegociar los contratos de gas, precisó que “primero tienen que sentarse a conversar” ambas partes. La vicepresidenta y ministra de Inclusión Social, Dina Boluarte, declaró, sobre las declaraciones de Bellido, que el único que puede marcar la pauta de la política de Estado es el presidente Castillo. “Los lineamientos los da el presidente de la República”, señaló.

vladimircerron.jpg.crdownload
Vladimir Cerrón, líder de Perú Libre y jefe de hecho de muchos diputados y ministros del oficialismo. Vive en una continua

Vladimir Cerrón, líder de Perú Libre y jefe de hecho de muchos diputados y ministros del oficialismo. Vive en una continua "guerrilla" con los fieles al presidente Castillo.

Pero en Perú nunca puede olvidarse a la figura de Vladimir Cerrón, líder indiscutido del partido Perú Libre, que llevó de candidato presidencial a Castillo y con el mantiene una puja de poder desde antes de que el mandatario asumiera su cargo. Cerrón, después de notar lo generado por las afirmaciones de Bellido, le dio su total respaldo. "Que se renegocie el contrato ley del gas de Camisea y se le reconozcan al Estado mejores ganancias. Si la empresa no acepta, ¿está mal tomar control del yacimiento peruano? El Estado tiene que poner las cosas en orden", aseguró desde Twitter. Cerrón es un hombre de la izquierda radical que mantiene cercanía con el partido que es brazo político del extinto grupo terrorista Sendero Luminoso.

Horas después, Perú Libre emitió un comunicado en apoyo del primer ministro: “Nuestro respaldo a Guido Bellido porque, como lo resalta el ideario de Perú Libre, lo que el Estado percibe como impuesto anual entre canon gasífero, regalías e impuesto a la renta por la explotación del gas de Camisea es apenas 1135 millones de dólares, cuando debieran ser 23 mil millones de dólares”.

Sin embargo, este comunicado no contó con la venia de todos los congresistas del partido. La parlamentaria oficialista Katy Ugarte refirió que nadie le comunicó que su bancada iba a pronunciarse. No es la primera vez que el vocero de esta bancada, Waldemar Cerrón, se desmarca y se pronuncia en nombre de todos. Respecto a la nacionalización del gas, Ugarte consideró que es una medida muy apresurada.

Según La República, se ha vuelto costumbre esta estrategia en la "cúpula cerronista" de Perú Libre: el premier dice algo controversial con el objetivo de imponer la agenda de Perú Libre al gobierno, Vladimir Cerrón lo defiende públicamente y la bancada también se pronuncia a favor, supuestamente a nombre de todos los legisladores oficialistas, cuando en realidad no es así.

Cuando el presidente estuvo de gira por México y Estados Unidos _viaje que inició el pasado 17 de septiembre_ Bellido reveló la reunión que tuvieron Pedro Castillo y Nicolás Maduro. Además, enfatizó que la postura del Ejecutivo es reconocer a Maduro como presidente legítimo de Venezuela. Quien no comparta esa postura, dijo provocando al canciller Oscar Maúrtua, tiene las puertas abiertas para irse. Horas después, Cerrón y sus fieles salieron en defensa de Bellido.

Lo mismo sucedió cuando el ministro de Justicia, Aníbal Torres, sostuvo que Cerrón era dañino para el Gobierno. En esa ocasión, Cerrón protestó con una ola de tuits y el partido volvió a sacar un pronunciamento, que no había sido consultado a los legisladores del bloque.

Para La República,este "despliegue de Bellido, Cerrón y su cúpula" es dirigido por el caudillo de Perú Libre que intenta, a través del premier, imponer su agenda para que el presidente no abandone el "ideario original" del partido.

Pero esta línea no es apoyada por la mayoría de ministros. Las recientes maniobras de la cúpula de Perú Libre desde el retorno del presidente a Perú son obvias: primero, que el mandatario se haya ido de gira a México y EEUU acompañado de los ministros Oscar Maúrtua y Pedro Francke, quienes no son del agrado de Cerrón, y no haya llevado a ningún dirigente de alto vuelo del partido y tampoco a Bellido. A eso se suma que el vicecanciller Luis Enrique Chávez se refirió en contra de Nicolás Maduro, lo que generó el rechazo de Cerrón y Bellido, quienes defienden al régimen chavista.

Luego, que en el caso de la cremación del cadáver del fallecido terrorista Abimael Guzmán, los ministros Juan Carrasco y Aníbal Torres son señalados por haberse "movido solos". La bancada de Perú Libre se opuso desde el Congreso a que se tome esa medida.

La vicepresidenta Dina Boluarte es otra adversaria declarada del "cerronismo". Se reunió con el Consejo de la Prensa Peruana y promete que buscará convencer al presidente Castillo de firmar las Declaraciones de Chapultepec y Salta. La vice y ministra de Inclusión Social quiere reemplazar a Bellido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario