El Mundo

Londres expulsó a diplomáticos de Irán tras el asalto a su embajada

El gobierno británico dispuso, además, el cierre inmediato de su legación en Teherán. Varios países llamaron a consulta a sus representantes en abierto rechazo al régimen islámico.

Jueves 01 de Diciembre de 2011

Londres. - El gobierno británico decretó ayer el cierre de la embajada de Irán en Londres y dio un plazo perentorio de salida para los diplomáticos iraníes, en respuesta al asalto perpetrado el martes por un grupo de enfurecidos estudiantes contra dos edificios diplomáticos del Reino Unido en Teherán. El ministro de Relaciones Exteriores británico, William Hague, dijo durante una intervención en el Parlamento que ordenó el cierre de la embajada iraní en Londres y conminó a la República Islámica a retirar del país a "todo el personal diplomático" en un plazo máximo de 48 horas.

Connivencia oficial. Paralelamente, Hague anunció el cierre de la embajada británica en Teherán, tras señalar que el asalto sufrido el martes en dos sedes diplomáticas en la capital iraní por parte de centenares de estudiantes sólo pudo ocurrir con "algún grado de connivencia" de las autoridades locales. Para el jefe de la diplomacia británica, un país que "nos hace imposible operar en su territorio, no puede esperar que le permitamos tener una embajada operativa".

Pese a la contundencia de la medida -considerada una de las mayores represalias diplomáticas contra Irán desde la toma de la embajada estadounidense en Teherán, en 1979-, Hague precisó que el Reino Unido "no está rompiendo las relaciones diplomáticas con Teherán, sino rebajándolas al mínimo nivel".

El premier inglés, David Cameron, por su parte, declaró ante la Cámara de los Comunes que su país planea "acciones muy contundentes en respuesta a este comportamiento de los iraníes completamente inaceptable y desgraciado".

Paralelamente, las autoridades iraníes salieron a afirmar que iniciaron una investigación sobre el asalto y consideraron que la decisión del Reino Unido fue apresurada. "Estamos comprometidos con nuestras obligaciones internacionales y la Justicia ya comenzó a investigar y confrontará a los intrusos a través de los canales legales", dijo el vocero de la Cancillería, Ramin Mehmanparast.

Aislamiento internacional. El asalto gatilló una catarata de declaraciones solidarias con Londres, entre ellas la de Estados Unidos que condenó "en los términos más fuertes posibles" el ataque, mientras Alemania, Italia, y Francia lo impugnaron en tono similar. Ayer, los jefes de las misiones diplomáticas de la Unión Europea abordaron "en detalle lo sucedido en la embajada británica" y evaluaron una retirada de los embajadores europeos en la República Islámica. Noruega fue el primer país en emular a Londres con el cierre de su embajada.

El gobierno germano tomó la iniciativa y llamó a consultas a su representante diplomático en Irán. Italia, en tanto, está estudiando cerrar su embajada, pero antes estudiará el tema con sus socios comunitarios en busca de una posición común antes de tomar una decisión.

También la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, solicitó ayer a Irán que proteja a los diplomáticos extranjeros destinados en Teherán y condenó el ataque. Una actitud semejante tuvo el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien se mostró "consternado e indignado" por el ataque, según su vocero.

Enardecidos estudiantes iraníes asaltaron el martes la embajada británica en la capital iraní en represalia por las sanciones impuestas por Londres por el programa nuclear de Teherán, destruyendo documentos y fotos de la reina Isabel II, en la última escalada de la disputa diplomática bilateral. Otro grupo entró en el complejo residencial de diplomáticos de la embajada en el norte de la capital, donde se encuentran algunos colegios extranjeros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario