El Mundo

La reacción de las potencias: satisfacción y recelos

Miércoles 10 de Enero de 2018

China y Rusia expresaron ayer su satisfacción por la reanudación del diálogo directo entre las dos Coreas, como una vía para aliviar las tensiones en la península, en tanto Estados Unidos y Japón coincidieron en la importancia de aumentar la presión sobre Pyongyang para frenar su programa nuclear y acabar con sus "acciones amenazantes". Las potencias reafirmaron así sus posiciones previas luego de la reunión intercoreana. "Esperamos que estas conversaciones sean un buen comienzo para mejorar las relaciones entre las dos Coreas y promuevan su reconciliación y cooperación", indicó ayer el vocero de la Cancillería china, Lu Kang, en Pekín, poco después de que se iniciara el encuentro en la militarizada frontera que separa a los dos países que técnicamente siguen en guerra hace seis décadas.
   En la misma línea, el Kremlin acogió ayer "con beneplácito los contactos directos entre los representantes de las dos Coreas" y sopesó que es el único modo para aliviar las tensiones históricas en la región, que se incrementaron en 2017 por los ensayos nucleares de Pyongyang y las reacciones beligerantes del presidente estadounidense Donald Trump. "Consideramos que es posible obtener una reducción de las tensiones solo a través de este diálogo", dijo Dmitri Peskov, vocero del presidente ruso, Vladimir Putin.
   En tanto, el secretario del Departamento de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, y su homólogo japonés, Itsunori Onodera, coincidieron ayer en la importancia de incrementar la presión sobre Pyongyang para frenar su programa nuclear y acabar con sus "acciones provocativas y amenazantes". Durante una conversación telefónicas, Mattis y Onodera "condenaron el comportamiento temerario e ilegal de Corea del Norte", informó en un comunicado el Departamento de Defensa norteamericano. Asimismo, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, saludó el resultado del encuentro bilateral.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario