El Mundo

El temido huracán Gustav perdió fuerza al tocar tierra en EEUU

Llegó a las costas de Louisiana, pero afectó sólo de manera marginal al oeste de Nueva Orleáns. Los expertos advirtieron que el peligro continúa. El ciclón se dirige al noreste de Texas.

Martes 02 de Septiembre de 2008

Nueva Orleáns.— El temido huracán Gustav tocó tierra en EEUU con menos fuerza de la prevista, por lo cual la ciudad de Nueva Orleáns pudo aguantar la embestida, tres años después del devastador Katrina. Degradado a categoría dos, el huracán entró a suelo continental estadounidense en la costa de Louisiana, en un área donde está emplazada la industria de la pesca y del petróleo, pero afectando de manera marginal a la zona occidental de Nueva Orleáns. A medida que se adentraba en el territorio, el ciclón continuó perdiendo fuerza.

De todas formas, a pesar de la reducción de la alarma, el Centro Nacional de Huracanes advirtió que el fenómeno sigue siendo muy peligroso: podrían producirse crecidas de la marea de entre tres y cuatro metros en las áreas situadas al este del ojo, el lado riesgoso de los huracanes en el hemisferio norte. También existe el peligro de la formación de tornados en los extremos del huracán, que tiene un radio de unos 80 kilómetros.

Gobierno alerta. El presidente George W. Bush decidió no asistir ayer a la apertura de la Convención Nacional Republicana para viajar en cambio a Texas y reunirse con empleados de grupos de emergencia y evacuados.

El mandatario enfatizó que la coordinación para responder a las consecuencias del huracán Gustav fue mejor que durante el huracán Katrina, que devastó la costa estadounidense del Golfo de México hace tres años y destruyó la reputación de su gobierno para lidiar con las crisis.

La semana pasada Gustav tenía categoría cuatro cuando afectó áreas de Haití, República Dominicana, Jamaica y Cuba, dejando un saldo provisional de 94 muertos.

El ojo del meteoro entró a tierra antes de las 10 de la mañana cerca de la población de Cocodrie, el corazón de la industria pesquera y petrolera de Louisiana, con vientos de unos 175 kilómetros por hora.

Antes de tocar tierra fue degradado a categoría dos, lo que elevó las esperanzas de que Nueva Orleáns pudiera escapar de las inundaciones que causó el Katrina.

El agua pasaba por encima del Canal Industrial de la ciudad, pero funcionarios locales y del cuerpo de ingenieros del ejército dijeron que los diques, parcialmente reconstruidos luego del paso del Katrina, podían resistir.

En agosto de 2005 ese mismo dique se rompió causando efectos desastrosos. En aquel entonces el Katrina llegó a tierra con la fuerza de un huracán de categoría cuatro, inundando un 80 por ciento de Nueva Orleáns y matando a unas 1.600 personas.

Nerviosismo. Los pocos residentes que se negaron a dejar la ciudad aguardaban ayer con nerviosismo la embestida de la tormenta. Alrededor de dos millones de personas abandonaron el sur de Louisiana, mientras decenas de miles salieron de las costas de Mississippi, Alabama y Texas ante el recuerdo del Katrina.

Aún se desconoce si Gustav produjo daños personales o el alcance de los daños materiales en las zonas de Louisiana afectadas. Según las autoridades, unas 450.000 personas se encontraban sin electricidad. Anoche el huracán había descendido a la categoría uno y se dirigía al noreste de Texas.

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario