El Mundo

El huracán Gustav se degradó a tormenta tropical pero sigue el alerta

El fenómeno sigue representando una amenaza “debido a las fuertes lluvias que causa y a las inundaciones que pueden estar asociadas con ellas" según indicaron fuentes oficiales. Gustav azotó ayer Louisiana y causó siete muertos.

Martes 02 de Septiembre de 2008

Miami-  El huracán Gustav, que azotó ayer Louisiana y causó siete muertos, se transformó hoy en depresión tropical y continúa la amenaza por inundaciones.

“Las observaciones realizadas en superficie sobre Louisiana indican que Gustav es en este momento aún más débil que una tormenta tropical”, según el sitio de Internet del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), con base en Miami.

No obstante, el fenómeno sigue representando una amenaza “debido a las fuertes lluvias que causa y a las inundaciones que pueden estar asociadas con ellas”, dijo el NHC y señaló que ahora se dirige al estado de Texas.

Las víctimas fatales que causó el ciclón se produjeron en accidentes o traslados de pacientes de hospitales, elevando a cerca de 100 el número de decesos que provocó desde su paso a través del Caribe.

Gustav tocó tierra ayer en las costas norteamericanas del Golfo de México, pero no rompió el sistema de diques que protegen la ciudad de Nueva Orleans, por lo que se estima que la ciudad resistió lo peor, pese a que aún no se terminó su reconstrucción luego de que en 2005 las aguas generadas por el huracán “Katrina” lo destruyeran.

Los fuertes vientos y lluvias torrenciales del ciclón continuaron ayer y casi toda la ciudad de Nueva Orleans quedó sin electricidad, pero a diferencia de lo que ocurrió hace tres años, la ciudad ahora estaba casi desierta, tras la evacuación de 2 millones de personas, informó la agencia Europa Press.

Con la ciudad aún bajo toque de queda, las autoridades evaluaban los daños provocados por el huracán, aunque estiman que las pérdidas iniciales que habría causado “Gustav” estarán muy por debajo de las ocasionadas por Katrina.

Ese huracán provocó pérdidas por más de 80.000 millones de dólares, convirtiéndolo en el más dañino de la historia de Estados Unidos.

El alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin, dijo que los residentes podrían comenzar a volver a la ciudad a fines de la semana. (Télam)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario