Educación

Qué se enseña y aprende en una clase pública

La comunidad de la Secundaria 515 y su anexo eligieron esta modalidad para reclamar por cargos que faltan

Sábado 23 de Junio de 2018

A media mañana del lunes pasado, las puertas de la Escuela Secundaria Nº 515 de Villa Gobernador Gálvez se abrieron. Una a uno los estudiantes comenzaron a salir con sus sillas y a ubicarse sobre la calle, bien frente a la escuela. Muchos portaban carteles, escritos sobre afiches de colores que entre otras cosas pedían "Educación para todos" y "Mejorar la escuela del barrio". Después de renegar un rato con el sonido se armó el aula a cielo abierto y la comunidad educativa tomó la palabra. Fue una clase pública donde el tema convocante era la falta de cargos docentes y administrativos, y los contenidos: las promesas incumplidas del Estado, el derecho a una educación en igualdad de oportunidades, la historia de lucha de este secundario y cómo pega el ajuste en la enseñanza pública.

La primera en hablar fue Mariel, una estudiante de la Secundaria Nº 515 René Favaloro y delegada de curso. Recordó que la queja elevada al Ministerio de Educación de Santa Fe no era únicamente por los cargos que faltan (de preceptores, vicedirector, prosecretario y bibliotecario) sino también por la calidad educativa tantas veces anunciada: "No son solo puestos que cubrir. Estamos reclamando por un derecho humano, que es de todos; que no sean promesas en papeles que no se cumplen. Estamos conformes con el trabajo de los profesores, pero podría ser mejor si estuvieran todos los cargos que hacen falta".

La 515 funciona en Nuestra Señora de La Paz al 600, a la vuelta de la Escuela Nº 100. Justamente se creó en el predio de esta primaria, a partir de los ex 8º y 9º años de la EGB. Actualmente concurren unos 450 alumnos en dos turnos.

A Mariel la siguió Eric, que cursa el 3º año en el anexo Nº 1.515 y al que asisten unas 200 alumnas y alumnos. Este ciclo se creó allí un 4º año, para acompañar el avance de los cursos. Sin embargo, las clases para este 4º ni empezaron a tiempo, ni con la misma cantidad de horas obligatorias como indican los planes de estudio. La burocracia hace su fina tarea y se toma su tiempo para nombrar los profesores. La consecuencia, menos horas de clases. Así lo explicó Eric: "Este año se sumó 4º año, sin tener las horas cubiertas de todas las materias. Nos vamos a recibir y no tendremos todos los conocimientos ni el mismo aprendizaje que en las otras escuelas. Estamos pidiendo por más profesores, por una biblioteca...".

El caso de la Escuela 515 y de su anexo no es el único. La situación por lo menos irregular de abrir cursos sin contar con las horas de avance designadas a tiempo es una constante en otras escuelas provinciales. Y generalmente afecta a los sectores más pobres y vulnerables, generando más desigualdad.

La alusión a la situación social no estuvo ausente en las palabras de Eric. Habló de la necesidad de contar con un lugar donde tomar la leche y "algo que acompañe a la tarde". Son pibes, son pibas a quienes la realidad económica los golpea un poco más cada día. Eso también estuvo explicado en la clase del lunes por la mañana.

Hablan las mamás

Hay mucho escrito sobre el lugar de las familias en la escuela. En particular, acerca de la importancia de acompañar en los aprendizajes. También sus voces se escucharon con atención. Hablaron dos mamás: Natalia Bertoia y Analía Fernández. Natalia recordó que por estos días en la tele las noticias hacían hincapié en los números de los egresos en la universidad. "Como mamás queremos que los chicos tengan la mejor educación. Ayudemos a las escuelas para llegar a la universidad y tener una buena base. Eso no pasará si tenemos problemas en la secundaria porque faltan profesores, preceptores y libros. Le pido al Ministerio que ayude a los primarios y secundarios a tener una buena base", reivindicó Natalia.

Analía también refirió al futuro y tuvo una mirada atenta a la tarea docente, a cómo ésta se multiplica cuando una profesora o un maestro tienen que hacer de todo un poco. "Hace años que estamos en la lucha, año tras año. Los maestros —ilustró la mamá— dejan de hacer sus cosas para hacer las de otros. Los maestros son pulpos: hacen malabares, de todo. Pedimos al Ministerio que por favor, si dicen que los chicos son el futuro, no les corten las alas a este futuro".

Julieta Donnari y Mercedes Castro son docentes y delegadas en esta secundaria de Villa Gobernador Gálvez. Hablaron sobre por qué no es caprichoso demandar estos cargos, además de compartir un buen repaso sobre cómo el Estado, en cada época, ha concebido las políticas educativas.

Julieta —profesora de lengua y literatura— remarcó que el principal reclamo de esa convocatoria era que el Ministerio cumpla con la creación de cargos pendientes. "Tanto en la sede como en el anexo estamos en la misma situación de falta de personal", dijo. "Deben tener al día toda la documentación de cada uno de los alumnos, la asistencia, legajos, autorizaciones, una infinidad de tareas administrativas, además de acompañar a los más de 200 chicos y chicas que hay en cada turno. Una tarea que terminamos haciendo nosotros, cuando faltan estos cargos", explicó sobre la importancia del trabajo que hacen los preceptores.El reclamo no es nuevo para el Ministerio. Julieta habla de una "colección" de cartas y petitorios presentados.

"Más allá del debate si es su función o no, estas escuelas (sede y anexo) contienen muchísimo a los pibes. Vienen porque se sienten bien, están interesados, el grado de participación en las distintas actividades es muy grande. Los padres siguen eligiendo que los chicos vengan a esta escuela. Lo que depende del Ministerio y no llega afecta, y no deja de ser un incumplimiento", reflexionó Julieta.

Los trabajos, murales y fotografías que cuelgan de los pasillos y salones de la 515 son un testimonio del compromiso de enseñanza elegido. En uno de los salones está pintada la bicicleta del artista plástico Fernando Traverso, y en el ingreso a la escuela, los retratos de Elvira Márquez Dreyer y Raúl García, dos educadores desaparecidos en la última dictadura. También los edificios escolares cuentan las ideas de país que los concibieron y los sostienen.

Eso es lo que hace notar la profesora de historia Mercedes Castro. Un rato antes de la clase pública se para en el límite entre la Primaria Nº 100 (que tuvo su edificio propio en 1953) y la secundaria 515, edificada a partir del tercer ciclo de la EGB, en tiempos de la ley federal. Y el contraste es brutal: de un lado un edificio sólido, de grandes ambientes; del otro, aulas construidas al estilo chorizo y luego divididas precariamente con durlock, además de la todavía presencia de las tristes aulas móviles (containers devenidos en salones) y un pequeño espacio para la recreación de adolescentes. "La Escuela 100, hoy algo deteriorada pero creada a partir de esa fuerza de la escuela pública. Mirar a la Escuela 100 es retornar a esas promesas", señaló la profesora en una clase impecable de historia.

"Más libros y wi fi"

En la previa al inicio de esta clase abierta y pública, las chicas y los chicos compartían sus deseos. Como bien expresaron Juan, Sofía, Brenda, Ludmila y Arianna: "Somos los más pobres de Gálvez, pero todos somos iguales y la educación debe ser igual para todos". Al cierre de las disertaciones también se expresaron Elías y Mailén, estudiantes del anexo.

Amsafé estuvo presente. Daniel Couselo es parte de Amsafé provincial y vicedirector de esta secundaria. Desde ese lugar recorrió cómo de los 8º y 9º años de la EGB llegó a ser secundaria, siempre peleándola. Y reclamó para que el anexo se independice y sea por fin una secundaria más. Sabrina Simoini, en representación de Amsafé Rosario, exigió mayor inversión para la enseñanza y alertó para que el ajuste no pase por la educación pública.

Las intervenciones fueron seguidas con atención y aplausos. Así fue hasta el final de la clase abierta organizada a modo de reclamo, y también como otra manera de enseñar. Eso también se leyó en los carteles sostenidos por los estudiantes: "No te estoy dejando de enseñar, te estoy enseñando a luchar y defender tus derechos".

Marcela Isaías


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});