#ElArchivo

El triunfo de una mujer universitaria

En 2006 y tras 400 años de historia, asumía como rectora de la Universidad de Córdoba una mujer.

Sábado 28 de Julio de 2018

En diciembre de 2006 Carolina Scotto era elegida rectora de la Universidad Nacional de Córdoba. El dato no es uno más si se considera que la doctora en filosofía e investigadora del Conicet, arribó al rectorado de la casa de altos estudios más antigua del país (fundada en 1613 por impulso del obispo jesuita Fernando de Trejo) tras haber sido decana de la Facultad de Filosofía y Humanidades de esa universidad y logrando derrotar una vieja alianza política instalada en la institución cordobesa. También convirtiéndose en la primera mujer en asumir ese cargo académico.

La historia la cuenta la nota periodística publicada el 30 de diciembre de 2006 en La Capital, bajo el título "Cuestión de género: Carolina Scotto, el triunfo de una mujer universitaria".

scotto1.jpg

"Carolina Scotto, secundada por Gerardo Fidelio, llega así al rectorado con el apoyo de distintos sectores de la comunidad académica, logrando imponerse al oficialismo por 177 votos contra 49. Una victoria a la que ella misma calificó como el triunfo «de una mujer universitaria»". Aquella elección se dio el 16 de diciembre de ese año.

La nota anticipaba que la investigadora se convertiría desde abril del año siguiente, y por un período de tres años, en "la primera mujer en ocupar el máximo cargo en casi 400 años de vida de esa casa de estudios. El dato no es menor, máxime teniendo en cuenta que tan sólo cuatro de los 38 rectorados de las universidades públicas de la Argentina son ocupados hoy por mujeres".

La crónica recuerda que hasta ese momento ocupaban los cargos de rectoras universitarias María Victoria Gómez de Erice en la Universidad Nacional de Cuyo, Ana Jaramillo (Lanús), Estela Pérez de Bianchi (Salta), y Teresa Vega (interina en la Universidad de Comahue) son hoy las mujeres que llegaron a la máxima autoridad en las universidades públicas del país. En las privadas, la única presencia femenina en el rectorado se daba en la Universidad John F. Kennedy, con María Elisa Herren de David. "«Esta elección refleja una realidad clara, como es la enorme y valiosa participación de las mujeres en la vida universitaria», expresa a La Capital la flamante rectora de la Casa de Trejo, sobre la nueva etapa que la tendrá como protagonista", se lee en el artículo.

En esa misma nota, y ante la pregunta a qué atribuía que pocas mujeres accedieran a esos cargos en las universidades y en espacios académicos similares, Carolina Scotto no dudaba en atribuir la situación a la preponderancia de "una cultura machista".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario