Edición Impresa

Un tapón humano en la plaza de toros dejó 23 heridos en la fieste de San Fermín

La montonera se formó como consecuencia de que una de las puertas de acceso al ruedo se trabó y los corredores empezaron a caerse. Cuatro de los heridos están graves.  

Domingo 14 de Julio de 2013

Un tapón formado en la entrada a la plaza de toros de Pamplona provocó un total de 23 heridos, uno de ellos grave, en el encierro de San Fermín de ayer.

La montonera se formó como consecuencia de que una de las puertas de acceso al ruedo se trabó y los corredores empezaron a caerse.

Al accidente contribuyó el error de la policía que abrió tarde las puertas de acceso pero también la gran cantidad de corredores que hubo, los primeros de los cuales comenzaron a llegar a la plaza dos minutos antes de que lo hagan los animales. Está claro que la mayoría de estos participantes —de fuera de Navarra e inexperimentados— no corrían apurados delante de los animales como manda la tradición.

Los 23 heridos fueron hospitalizados, entre ellos un español de 19 años de Vitoria (País Vasco, norte) que se encontraba anoche en estado grave, indicó a la prensa Javier Sesma, jefe de los servicios de emergencia del hospital de Navarra. "Tiene un traumatismo torácico con síndrome de asfixia", precisó.

También grave, aunque algo menos, se hallaba un irlandés de 28 años por la misma causa.

Dos de los heridos recibieron cornadas: un español de 18 años herido en la axila y un estadounidense de 35 corneado en el glúteo.

El consejero de Justicia e Interior del gobierno regional de Navarra, Javier Morrás, declaró que las autoridades analizaban por qué se formó el tapón, que pudo verse en directo por televisión, como el resto del encierro, que se televisa diariamente.

La mayoría de los diarios españoles ayer a la tarde ya tenía colgado el video en sus portales de internet.

Morrás explicó que una de las puertas internas de la plaza de toros se cerró y estrechó el acceso de los corredores al coso, lo que contribuyó a causar el tapón.

"Sabíamos que ese callejón es un embudo y un punto peligrosísimo en la entrada al ruedo", dijo Morrás. "Los amontonamientos ahí son uno de los mayores peligros que pueden ocurrir".

El incidente se produjo en el penúltimo de los encierros de las fiestas de San Fermín, que durante ocho días atraviesan los 848,6 metros de un recorrido establecido por las callejuelas del barrio antiguo de la capital de la región de Navarra (norte).

Al tapón formado por las caídas de los mozos entre el callejón de acceso a la plaza y el coso se sumaron los toros, que llegaron en grupo poco más tarde y que vieron así imposibilitado su ingreso a la arena por unos momentos.

Algunos de los animales saltaron por encima de los participantes atrapados e hirieron a varios de ellos.

La carrera, multitudinaria por ser sábado y alargada por los momentos de inmovilidad causados por el tapón, duró cuatro minutos y 15 segundos.

Este incidente es el primero de este tipo desde el comienzo de los encierros de este año, que atraen a miles de corredores cada mañana entre el 7 y el 14 de julio. Hoy será el último encierro.

Hasta ayer había un total de 22 heridos desde el 7 de julio, tres de ellos por cornadas.

Los encierros en España son muy populares, pero los de San Fermín se destacan internacionalmente. Desde 1911, 15 corredores murieron en Pamplona.

A la medianoche de hoy acabará la fiesta a la que acuden visitantes de todo el mundo, sobre todo de los países anglosajones, atraídos por la obra del escritor Ernest Hemingway, y de la vecina Francia.

Nunca vieron un toro. Muchos amantes de los sanfermines, sean navarros o del resto de España, entienden que la fiesta está sufriendo un problema de "masificación sin sentido" que le está haciendo perder mística.

Los cientos de jóvenes que llegan a Pamplona "sin haber visto en su vida un toro en directo" provocan dramas como el tapón de ayer. La carrera del pasado 7 de julio fue la más masiva que se recuerda.

Repetidamente se vienen proponiendo soluciones que van desde cobrar una tasa a requerir la inscripción previa, obligar a correr vestido de blanco o exigir una edad mínima o años de experiencia.

Cualquiera de estas soluciones, escribió ayer el diario El Mundo de España en su portal, "no son más que trabas arbitrarias que, de hecho, reducirían el número de participantes en el encierro pero no garantizarían la calidad de los mozos".

"Esa misma masificación que ayuda a reducir el número de corneados (a mayor número de corredores, menor capacidad tiene el toro para identificar a su presa y lanzar cornadas) está acabando con el encierro", opinó.

"Ahora es el momento de iniciar una reflexión en frío y buscar respuestas para San Fermín 2014", finalizó su comentario el matutino español.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS