Edición Impresa

Un médico alemán le salvo la vida a un paciente inspirado en la serie "Dr House"

Juergen Schaefer es un fanático de la tira y la aplica en sus clases de la facultad. Cuando le llegó un enfermo recordó una intoxicación del capítulo 7.

Sábado 08 de Febrero de 2014

Un destacado médico alemán, catedrático y fanático de la serie "Dr House", encontró en uno de los capítulos de la afamada tira la cura para un paciente que marchaba hacia la muerte y que había peregrinado de médico en médico sin que ninguno supiera decirle qué pasaba.

El enfermo, en mayo de 2012, iba de mal en peor: con 55 años de edad y a 12 meses del inicio de los síntomas, estaba ya prácticamente ciego y prácticamente sordo, los latidos de su corazón eran cada vez más débiles y sufría fiebre e hinchazón de los ganglios linfáticos.

Algunos médicos le habían diagnosticado un mal funcionamiento de la glándula tiroides, algo frecuente en personas mayores, y otros una inflamación del esófago causada por ácidos procedentes del estómago (reflujo gastroesofágico).

Hasta que finalmente cayó en manos de Juergen Schaefer. Especialista en casos difíciles, Schaefer es director del Centro para Enfermedades no diagnosticadas de Marburgo, al norte de Francfort.

Apasionado por la medicina y gran aficionado a las series televisivas, Schaefer empezó a utilizar la serie "Dr House" en sus clases de la facultad hace cinco años, experiencia que resultó tan exitosa que en el 2010 recibió el premio Pulsus Ars Legendi como mejor profesor de Medicina de Alemania.

Cuando tuvo enfrente al paciente, Shaefer recordó un episodio de la serie de ficción en el que el personaje Gregory House, interpretado por el actor británico Hugh Laurie, identifica a alguien envenenado por cobalto.

Concretamente, se trataba del episodio "Médico de familia", de la temporada séptima, en el que una mujer tiene un problema de corazón y varios síntomas aparentemente inconexos. El doctor House llega a la conclusión de que la mujer (su futura suegra) sufre una intoxicación por cobalto debida a una prótesis de cadera defectuosa.

El paciente de Marburgo que llegó al consultorio de Schaefer también tenía una prótesis de cadera metálica hecha con cobalto. Se la habían implantado en noviembre del 2010, medio año antes del inicio de los síntomas, para sustituir otra prótesis que se le había estropeado por un accidente.

Dos datos adicionales hicieron sospechar a Schaefer de la intoxicación por cobalto. El paciente tenía ganglios inflamados en la zona de la cadera izquierda y en el tórax, algo a lo que no se había dado excesiva importancia en el contexto de sus muchos problemas de salud pero que indicaba que debía tener algún problema en la zona de la cadera.

Además, la prótesis de cobalto se le había implantado para sustituir una prótesis de cerámica, algo que está "totalmente contraindicado porque los restos de cerámica que queden en la articulación pueden dañar la pieza de cobalto", según declaró Schaefer por correo electrónico.

Una radiografía de la cadera y un análisis de sangre confirmaron que efectivamente la nueva prótesis estaba dañada y que el nivel de cobalto en la sangre multiplicaba por 1.000 el nivel máximo recomendado.

Una vez establecido el diagnóstico, se sustituyó el implante por una nueva prótesis de cerámica.

Schaefer, que se declara "fan de House", defiende el valor de la serie tanto para la formación de los médicos como, más raramente, para el diagnóstico de casos difíciles.

"Utilizo episodios de House en clase desde hace cinco años para atraer la atención de los estudiantes hacia enfermedades inusuales", declaró. "Esta estrategia educativa puede sonar extraña pero es muy efectiva".

El episodio de la intoxicación por cobalto fue emitido en 2011. Aunque en ocasiones a Schaefer le dicen "el Dr House alemán", no está tan seguro de que ese sobrenombre sea un cumplido. El doctor de la televisión es conocido por sus rudas maneras al dirigirse a la gente.

"Yo habría despedido a este tipo al tercer episodio", dijo Schaefer, por su forma de tratar. No obstante, opinó que esas terribles maneras son superadas por su capacidad para encontrar la cura a males extraordinarios.

Las ocasiones de aplicar las enseñanzas de House en la práctica diaria del hospital son excepcionales, admite Schaefer.

Además, aclaró, "también hubiéramos diagnosticado correctamente al paciente sin la ayuda del doctor House". Pero reconoce que probablemente no hubieran identificado el problema tan rápido.

El caso, concluye Schaefer, "debe servir para concientizar sobre los riesgos que representan las prótesis metálicas si se utilizan para sustituir prótesis de cerámica".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS