Edición Impresa

Un 2 de abril de 1982

Unos meses antes de la fecha del título, tres militares, que ni siquiera vale recordarlos, integrantes de una de las juntas que formaron parte de una saga de dictaduras, decidieron como una "aventura", tomar por sorpresa las islas Malvinas, con el solo...

Miércoles 09 de Abril de 2014

Unos meses antes de la fecha del título, tres militares, que ni siquiera vale recordarlos, integrantes de una de las juntas que formaron parte de una saga de dictaduras, decidieron como una "aventura", tomar por sorpresa las islas Malvinas, con el solo fin de perpetuarse en el poder, subestimando las consecuencias para el país que hasta el presente y futuro padecemos y padeceremos. Tres días antes, el 30/03/1982, dirigentes políticos y sindicales de diversas extracciones marcharon a Plaza de Mayo en son de protesta. Buena parte de la sociedad apoyó esta penosa aventura, los dirigentes luego de ser liberados por aquella marcha del 30 de marzo participaron de las multitudinarias convocatorias en Plaza de Mayo, que los medios de comunicación anunciaban con bombos y platillos y que desde el balcón central de la Casa Rosada el presidente de turno, secundado por los otros dos miembros de la junta militar y civiles que integraban su gobierno, gritaba con envalentonadoras arengas, ovacionado por las multitudes. Los medios de comunicación jugaron un papel preponderante con el fin de que el pueblo argentino apoyara masivamente, y durante todo en transcurso de la guerra mintieron con una propaganda avasallante. Recuerdo que tenía 16 años y escuchaba en onda corta la BBC y luego Radio "Atlántico del Sur" (radio de propaganda destinada especialmente a desmoralizar a las tropas argentinas), emisora también de onda corta que los ingleses instalaron en la isla Ascención, en el centro geográfico del océano Atlántico, pequeño territorio que utilizaron para reabastecer su flota y de ahí partían los bombarderos "Vulcan" hacia las islas. La realidad que emitían las dos radios contrastaba con toda la mentira que los medios argentinos nos hicieron creer. A todos los que vivimos aquellos tiempos nos angustió la inevitable derrota en el campo de batalla, pero el show continuó, inauguramos en Barcelona el Mundial de España como campeones del Mundo, también derrota 0-1 ante Bélgica. Y los traspiés deportivos tuvieron su correlato, mientras discutíamos de fútbol la guerra pasaba al olvido, a tal punto que los soldados que volvieron de Malvinas, sólo los esperaban sus familias, y a algunos ni siquiera sus ex novias y esposas. Y de los caídos ni hablar. Recordemos un poquito. Los ingleses se apiadaron de los habitantes del territorio argentino, la flota estaba equipada con armamento nuclear, que con sólo una orden hubieran utilizado. Gracias a Dios, la sacamos muy barata y nos hicieron precio. ¿Es válido conmemorar como feriado nacional el 2 de abril o vale más la pena tener en cuenta el 10 de junio, fecha de reafirmación de la Soberanía Argentina en Malvinas? En un futuro constituirá un verdadero logro, que en parte reparará la memoria de los caídos y los que se sacrificaron y hoy están vivos entre nosotros, aunque el presente nos demuestre, como una utopía, consecuencia de aquella triste y lamentable aventura.

Alberto Arias / DNI 18.490.920

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario