Edición Impresa

"Primicia mortal", olfato para la noticia sangrienta

La película se interna en el mundo de los merodeadores nocturnos o “nightcrawlers”, como se conoce a los periodistas freelance que husmean en las grandes ciudades.

Domingo 23 de Noviembre de 2014

Jake Gyllenhaal y Rene Russo rastrean las calles de Los Angeles en la oscuridad de la noche a la caza de historias morbosas y mucha sangre en “Primicia mortal”, el filme dirigido por Dan Gilroy que se estrena el jueves en Argentina. La película se interna en el mundo de los merodeadores nocturnos o “nightcrawlers”, como se conoce a los periodistas freelance que husmean en las grandes ciudades estadounidenses en busca de accidentes o crímenes sangrientos cuyas imágenes venden a precio de oro a los canales de televisión locales.

   Gyllenhaal da vida a Lou Bloom, un joven sin techo que se convierte en un inesperado reportero gracias a su habilidad por recorrer las calles y por la aparición en su vida de Nina, una productora de televisión interpretada por Rene Russo que ve en él su potencial para el periodismo amarillo y sensacionalista.

   Pero la presión de este nuevo mundo y el instinto de supervivencia lo transforman en una nueva especie de psicópata que arriesga su vida y la de otras personas para lograr las mejores imágenes de sucesos, sin demostrar ninguna empatía por las víctimas.

   “Se supone que la responsabilidad del periodismo es lograr información para alimentar a la audiencia cueste lo cueste”, contó el actor de 33 años durante una mesa redonda con periodistas en Los Angeles. “El no hace nada que pueda considerarse ilegal, porque no comete ningún crimen, pero ¿es realmente inocente?”, planteó el actor, que en 2006 fue nominado a un Oscar por “Secreto en la montaña”, que finalmente obtuvo tres, uno para el director Ang Lee y otro para Gustavo Santaolalla por la música.

   “El director y yo hablamos mucho de los coyotes y los animales salvajes que surcan las calles de Los Angeles por la noche. Representan el mundo salvaje que termina apareciendo en las megalópolis”, dijo Gyllenhaal haciendo una comparación con lo que le ocurre a su personaje.

   El actor tuvo que perder diez kilos por exigencias del guión para meterse en la piel de un hombre que sufre los estragos del hambre, una persona que una y otra vez insiste en ir detrás de una oportunidad laboral, sin importar cuan dura sea,.y cada vez es rechazado. “En una escena Lou pide una hamburguesa con queso, pero al final se lo quita porque la normal vale 99 centavos menos”, recordó el intérprete sobre las razones por las cuales su personaje debía ser extremadamente delgado.

Noticia sangrienta. Nina se da cuenta de que Lou es una mina de oro y en cada trabajo lo empuja a romper los límites para lograr las mejores historias en su propio beneficio. Lo que más obsesiona a esta productora de televisión son los sucesos que alimentan la paranoia de las clases medias estadounidenses, esos sobre asaltos en zonas residenciales en la periferia de grandes ciudades. “Para nosotros una noticia es una mujer corriendo por la calle con el cuello cortado”, le aclara.

   “Nina también es una superviviente”, sostuvo Russo. “Ha tenido que ceder mucho en la vida, pero al final ha encontrado su lugar”, afirmó la actriz sobre su personaje. Y Lou, con su guía, se convierte en un experto de su nueva profesión a pesar de mentir, manipular y chantajear: el fin justifica los medios para este cazador solitario, que fue calificado por medios estadounidenses como una especie de Drácula y un “paparazzo del infierno”.

   La única preocupación de los productores de televisión es saber si sus decisiones editoriales pueden acarrearles problemas con la justicia. Gilroy, que por primera vez se pone detrás de la cámara, afirmó que Lou sufre las consecuencias de haber sido “abandonado y maltratado” de joven.

   Gilroy debuta con este filme como director, pero tiene una extensa experiencia como guionista de películas como “Freejack”, con Mick Jagger; “Dos por el dinero””, con Matthew McConaughey y Al Pacino, ambas con Rene Russo; “Gigantes de acero”, con Hugh Jackman;, y “El legado Bourne”, con Jeremy Renner, Rachel Weisz y Edward Norton.

   “No tiene empatía”, afirmó Gilroy, también autor del guión. “Sus actos son menos graves que cuando un director general cancela el seguro de jubilación de sus empleados o despide a miles de trabajadores para beneficiarse de una compensación económica que luego gastará en caprichos”, aseguró el director.

Mundo brutal. “Vivimos en un mundo brutal donde lo que cuenta es lo que logramos, y Lou lo ve así. Creo que si volviésemos a encontrarnos con él dentro de 10 años, estaría dirigiendo un gran canal de televisión”, afirmó Gilroy.

   Gyllenhaal, quien antes de ancarnar a uno de los cowboys más transgresores de Hollywood ya era conocido por su díscolo personaje en “Donnie Darko”, un adolescente problemático obsesionado con las visiones de un gran conejo que él manipula para cometer una serie de delitos después de escapar por poco de un extraño accidente, comentó en una reciente entrevista qué le interesó de este trabajo con el cual intenta dar un giro a su trabajo y apostar a un estilo más arriesgado de composición actoral.

   “Para mí, lo fascinante es que está haciendo todo el trabajo, y luego el misterio de lo que el trabajo es, dando piezas, pistas y sugerencias, luego en última instancia, dejando a la audiencia que libere su imaginación”, dijo el actor que también ejerce como productor.

   “El respeto al público es donde tratamos de crear signos de interrogación y pistas que no están llenas, de manera que alguien pueda participar y disfrutar por sí mismo y poner su propia mente en la película. Ahí es donde creo que que el cine y la literatura en realidad se pueden hacer más cercanos, cuando utilizamos nuestra propia imaginación”, afirmó el actor.

   Gyllenhaal también bromeó sobre la relación entre su personaje y Nina. “Eso nunca lo ves”, dijo el intérprete. “Creo que hubiéramos perdido algo si hubiésemos explicado tanto a la audiencia”, añadió el director. “Hay películas en las que es el público el que comienza a suministrar la historia de fondo, y es el espectador el que genera un diálogo entre él y la película”.

   En “Nightcrawler” fue considerado por algunos medios como una de las criaturas más fascinantes del cine en años recientes. Es una suerte de vagabundo de Los Angeles, pero no una persona sin dirección.

   Pasa los días en internet, y por las noches sale a rebuscar comida en el valle. Y es por pura casualidad, con gran curiosidad y movido por la ambición que Lou descubre el negocio de los reporteros independientes.

   Gilroy sabía que Gyllenhaal había entrado en una faceta aventurera como actor. Pero no anticipó tanto como la súbita aparición de una cola de caballo en el pelo del actor. “Un día me dice, «¿me puedo recoger el pelo?»”, recordó Gilroy. “Lo miré y me dije, «Dios mío, se está recogiendo el cabello»”. El moño es solo un detalle que hace más peculiar la transformación del actor y de su personaje, pero también da muestra de las ganas de Gyllenhaal de experimentar.

Transformación. “Una gran parte de mí dejó de tomarse las cosas tan en serio”, dijo Gyllenhaal. “Parte de mí decía, (olfatea) «Esto huele bien. Hagámoslo». Hace unos años, cuando recién cumplía los 30 y acababa de salir de algunas películas frustrantes como el filme de gran presupuesto “El príncipe de Persia”, Gyllenhaal decidió volver a confiar en sus instintos.

   “No me costó mucho decir «debo seguir de nuevo mis instintos, debo empezar a leer y buscar algo que me inspire»”, dijo. “Y no sólo en el trabajo, sino en la vida en general. Como resultado de eso hubo muchos cambios: me mudé de Los Angeles a Nueva York, pasé mucho tiempo con mi familia, más que el que jamás había pasado. Definitivamente hice muchos cambios a mi vida”.

   Y aunque Gilroy señaló que Lou Bloom era “alguien que tiene éxito por todas las razones equivocadas”, Gyllenhaal dijo que estaba triste por alejarse del personaje y sus soliloquios. “Hay parte del diálogo donde Lou dice «¿Es esta toma correcta? ¿Puedo hacerla de nuevo?». Creo que esa actitud con el trabajo estará conmigo para siempre”, dijo el actor, quien agregó que desde hace un tiempo encara la actuación únicamente como un arte.

“Creo que hay una parte de mí que pude iluminar con Lou”, añadió sobre este trabajo con el que sale del molde de héroes más convencionales. “Tal vez esta película iluminó parte de mí que amo y otras que no amo tanto, y eso es lo interesante de haberlo interpretado. Permitió que mire la vida de una manera diferente”, concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario