Edición Impresa

Pena de dos años y medio de prisión en suspenso a Giordano por evasión

El peluquero de las estrellas pactó la condena con la fiscalía en un juicio abreviado, para evitar un tribunal oral y público por evasión por alrededor de 450 mil pesos.

Jueves 06 de Noviembre de 2014

El peluquero Roberto Giordano acordó ayer una pena de dos años y medio de prisión en suspenso para evitar afrontar el juicio oral y público en su contra por evasión por alrededor de 450 mil pesos de aportes previsionales de sus empleados que nunca fueron depositados.

Así lo acordó el peluquero de las estrellas en un juicio abreviado a través de su defensa con el fiscal Eduardo Funes y ahora el acuerdo deberá ser homologado por el Tribunal oral penal económico número 3 (Tope3).

La acusación es contra Giordano y su contadora Carmen Colachopio de Alemany por evasión de aportes previsionales y no pagar las contribuciones de sus empleados por la suma de 450 mil pesos, con lo cual afrontaba una expectativa de pena de hasta seis años de prisión.

Pero antes de afrontar el juicio, el cual debía comenzar este martes, el peluquero acordó un juicio abreviado con la fiscalía.

Junto con la pena acordada para Giordano, también la defensa de Colachopio de Alemany hizo lo propio pero de dos años.

La titular del Tope3, Karina Perilli, realizó ayer en los tribunales federales de Comodoro Py una audiencia de conocimiento con Giordano y su contadora donde ambos concurrieron y ratificaron el acuerdo al que llegaron con la fiscalía.

Ahora, el Tope3 pedirá la opinión sobre el acuerdo a la Afip, organismo recaudador del Estado, querellante en la causa, y luego deberá resolver.

Coiffeur con antecedentes. No es la primera vez que a Giordano se lo investiga por delitos tributarios, dado que en el 2002 se realizaron una veintena de allanamientos a sus peluquerías por supuestas irregularidades.

En tanto, en el 2007 la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal Económico confirmó una sanción de clausura de seis días impuesta por la Afip.

"Las investigaciones llevadas a cabo permiten atribuir a Roberto Giordano haber llevado una contabilidad clandestina para ocultar pagos de haberes de empleados y prestaciones de servicios de peluquería hechos a título oneroso, con las que habrían resultado evadidas obligaciones provisionales y tributarias", había dicho en 2007 la Cámara en lo Penal Económico cuando confirmó el procesamiento de Giordano.

Cabe recordar que a fines de 2010, la Justicia Comercial decretó la quiebra personal del afamado peluquero y ordenó la inhibición general de bienes.

Junto a ello el tribunal lo intimó para que entregara sus bienes al síndico del expediente, interceptó sus correspondencia comercial, libró oficio al Banco Central para que le cierre sus cuentas y le prohibió la salida del país.

Samid saldrá a competirles a las cadenas de comida rápida

El empresario de la carne Alberto Samid anunció ayer que lanzará una cadena de comidas rápidas para competir con grandes empresas multinacionales estadounidenses líderes en el mercado argentino.

La cadena llevará la marca MacRey y competirá con precios de entre 30 y 35 pesos contra los casi 90 pesos —papas y gaseosas incluidas—, según la cantidad de ingredientes, que cobran otras cadenas.

Según anunció el pintoresco Samid, la nueva cadena contará con 50 locales en Capital Federal y el conurbano bonaerense, y el primer local se va a inaugurar en 15 días en Isidro Casanova, partido de La Matanza.

Samid, actual vicepresidente del Mercado Central, hizo el anuncio en un programa de televisión, donde cocinó en vivo una de las hamburguesas que venderá y mostró un producto de su competencia.

"Robo a mano armada". El empresario cuestionó los precios de las empresas multinacionales y dijo que son "un robo a mano armada" contra los consumidores.

"Es lo mismo que pasa con los supermercados. No puede ser que por una hamburguesita, un poco de Coca y unas papitas nos cobren 90 pesos. Es un robo a mano armada", disparó el dueño de carnicerías La Lonja.

El empresario próximo al gobierno explicó que el costo de la hamburguesa es de 5 pesos y el de las papas fritas 0,20 pesos, al sostener que el kilo de papas cuesta dos pesos en el Mercado Central.

El empresario agregó que sus hamburguesas son de mejor calidad y, mostrando una de la competencia, sostuvo: "Esto es basura, esto es veneno".

"Esto no tiene costo, por eso digo que el precio al que nos están vendiendo los extranjeros es un robo. Y sin embargo los chicos lloran en la puerta de estos locales porque la mamá no se lo puede comprar", señaló Samid.

Explicó que su próxima cadena MacRey ofrecerá una "cajita feliz" con un juguete que será de producción nacional.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario