Edición Impresa

Pasó 20 años en su casa por terror al mundo exterior

Una británica agorafóbica que llevaba recluida en su casa veinte años ha logrado salir a la calle animada por las imágenes del mundo exterior que ver través de Internet. Según la BBC británica, Sue Curtis, de 40 años y madre de dos hijos, no había estado en un espacio abierto desde 1989, cuando sufrió un ataque de pánico durante una visita a una biblioteca.

Sábado 18 de Abril de 2009

Una británica agorafóbica que llevaba recluida en su casa veinte años ha logrado salir a la calle animada por las imágenes del mundo exterior que ver través de Internet.

Según la BBC británica, Sue Curtis, de 40 años y madre de dos hijos, no había estado en un espacio abierto desde 1989, cuando sufrió un ataque de pánico durante una visita a una biblioteca.

Tal impacto causó en ella esa experiencia, que tuvo que casarse en 2000 en el salón de su vivienda por miedo a salir a la calle, temor que también le impidió asistir al funeral de su padre, lo que obligó a llevar el féretro a su hogar.

Sin embargo, Curtis, que reside en South Shields (norte de Inglaterra), se ha aventurado en las últimas semanas a pisar las veredas que circundan un vasto parque que rodea su casa.

La mujer dio ese paso tras ver, a través de Google Street View, la aplicación del famoso buscador que permite visualizar por Internet imágenes tomadas al nivel de la calle, el mundo que se estaba perdiendo por su enfermedad.

"Puede que no parezca un paseo muy largo, pero para mí es impresionante", indicó Curtis hace unos días.

A partir de su experiencia con Google, esta mujer británica empezó a buscar consejos de auto-ayuda en Internet y halló lecciones sobre técnicas terapéuticas que, según ella, le están ayudando a emprender el camino de la recuperación.

"Las lecciones proponen diferentes ejercicios y me enseñan cómo combatir mi ansiedad", dijo Curtis, quien espera poner fin a la pesadilla que ha vivido durante la mitad de su vida.

El ataque de pánico de 1989 sumió a esa madre británica en un particular infierno que la postró en una cama, en la que sólo se movía empujada por el ruido que sus hijos armaban cuando jugaban.

"Me asusté mucho. Llegué a un punto (relató) en que sufría entre 15 y 20 ataques de pánico al día. Mi peso se redujo a unas cinco piedras (medida inglesa que equivale a 6,35 kilos) y acabé en la cama durante 18 meses".

En los últimos años, Curtis llegó a desarrollar fobias a lavarse el pelo y los dientes, y hasta ponerse de pie.

Pero con la ayuda de Internet, la mujer se declara ahora dispuesta a "superar la barrera" de sus miedos: "No veo ninguna razón (confiesa con optimismo) por la que no pueda curarme en el futuro y llevar de nuevo una vida normal".

Tantas ganas tiene Sue Curtis de culminar su recuperación, que ya sueña con poder renovar su voto matrimonial en una iglesia. l (Reuters)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS