Edición Impresa

Newell's: El aporte individual debe crecer para que el equipo sea protagonista

En las siete fechas disputadas del torneo la mayoría de los futbolistas rojinegros mostró un nivel apenas discreto.

Miércoles 01 de Abril de 2015

Siete partidos lleva jugados Newell's en el nuevo torneo de 30 equipos. Y hasta aquí acumula 11 puntos, producto de tres victorias, dos empates y dos derrotas. Números que no son los ideales, pero que tampoco reflejan que lo que hizo la Lepra hasta acá es un mamarracho. Es más, se podría decir que los equipos recién se están acostumbrando al nuevo formato de torneo y los rojinegros no son la excepción. Y que incluso las definiciones reales llegarán allá por el mes de diciembre, por lo que sacar conclusiones definitivas a esta altura es al menos una temeridad. Claro que esto no impide realizar una lectura sobre la coyuntura leprosa para esbozar algunas consideraciones sobre lo que plasmó la formación del Tolo dentro de la cancha, pero no sólo en cuanto al juego colectivo, sino por sobre todas las cosas por el aporte que tuvieron las individualidades.

Es un hecho que se puede discutir si un planteo táctico es acertado o no, y si el DT logra sacarles el máximo rédito a los jugadores con que cuenta según donde los utiliza en el rectángulo de juego. También se puede opinar si una formación es ofensiva y prioriza juntar pases al compañero antes de pisar el área de enfrente, o al contrario si el foco está puesto en defender y atacar de manera vertical a partir del ingenio exclusivo de los delanteros.

Las hipótesis de juego arriba mencionadas corresponden a la intención del técnico y al perfil que pretende darle al equipo. Y en este punto hay que decir que el Newell's del Tolo todavía está en formación porque el ADN de su juego todavía no está definido fielmente ni en cuanto a los apellidos titulares ni al dibujo táctico propiamente dicho.

Pero más de allá de lo anterior, que sin dudas es vital en la consecución de un objetivo futbolístico sustentable, en Newell's no hay que pasar por alto que uno de los mayores déficit es el discreto nivel que tienen la mayoría de las individualidades.

Porque más allá del sistema, el esquema o lo que sugiera el DT en la semana, si la mayoría de los jugadores están por debajo de su potencial no hay plan de juego que tenga éxito.

En consecuencia, la función del Tolo será potenciar a los jugadores ubicándolos donde más rindan, pero en sintonía con ello los futbolistas leprosos deberán amigarse con la pelota, recuperar la confianza y recobrar el protagonismo individual que varios de ellos consiguieron en tiempos no muy lejanos. A continuación, un repaso del nivel de los “players” en lo que va del certamen.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario