Edición Impresa

Murió un hombre tras ser golpeado y apuñalado frente a su casa de la zona norte

Tenía 60 años y fue brutalmente asesinado a golpes y puñaladas frente a su domicilio de la zona norte rosarina. Si bien al cierre de esta edición los investigadores ignoraban los motivos del asesinato...

Lunes 21 de Octubre de 2013

Un hombre de 60 años fue brutalmente asesinado a golpes y puñaladas frente a su domicilio de la zona norte de la ciudad. Si bien al cierre de esta edición los investigadores ignoraban los motivos del asesinato, allegados a la víctima lo vincularon con una fiesta que se desarrollaba en la misma cuadra en un lugar que luego fue allanado pero no hubo detenidos. Anoche había al menos dos hombres que permanecían prófugos como sospechosos del homicidio.

Fuentes policiales indicaron que el hecho ocurrió alrededor de las 5 de la mañana en Blas Parera al 1400 y que la víctima, Laureano Luis Ortiz, murió una hora y media más tarde en un efector médico de la zona.

Heridas. Los voceros consultados indicaron que Ortiz ingresó ayer a las 5.30 al Policlínico Pami II de Arroyito con heridas de arma blanca en abdomen, tórax, pierna y brazo derechos. Además presentaba hematomas en el mentón y el rostro, así como otros cortes en distintas partes del cuerpo que daban cuenta de que había sido sometido a una brutal agresión. Una hora después, alrededor de las 6.30, falleció como consecuencia de las heridas sufridas.

Las fuentes consultadas dijeron que familiares de Ortiz relataron a la policía lo que sabían. Señalaron que el hombre estaba en un almacén ubicado frente a su casa de Blas Parera al 1400. Que en el patio trasero de ese comercio se estaba desarrollando una fiesta y que, por motivos que no pudieron precisar, unos jóvenes que estaban allí lo habían atacado con cuchillos.

Los allegados a la víctima mencionaron entre los agresores a dos hombres por los apodos de "Chucky" y "Santi". También señalaron que el dueño del almacén, a quien identificaron como "Roberto", habría observado la situación sin hacer nada.

Allanamiento. En ese marco, personal de la comisaría 10ª recibió una orden del juzgado de Instrucción Nº 6 para que se le tomara declaración testimonial al almacenero. Sin embargo, cuando llegaron los efectivos al lugar sólo encontraron manchas de sangre en la vereda pero no hallaron a nadie que los atendiera en el pequeño local comercial.

Entonces la Justicia ordenó allanar el almacén, adonde los uniformados ingresaron con ayuda de un cerrajero. En el lugar no había nadie ni se hallaron armas, pero sí indicios de que el piso había sido recientemente lavado, por lo cual se ordenaron pericias para detectar sangre.

En función de estos indicios, y por las heridas y golpes sufridos por la víctima, una hipótesis indicaba que tal vez Ortiz había sido agredido en el interior del almacén y luego arrastrado hasta la vereda, de donde se lo llevó una ambulancia.

Los voceros consultados señalaron, por otra parte, que Ortiz tenía antecedentes delictivos por venta ilegal de medicamentos en 2004, una tentativa de cohecho en 2009 y una causa abierta hace dos meses por tenencia ilegal de arma de guerra.

pergamino

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS