Edición Impresa

La mujer de Sandro es optimista sobre un trasplante en Mendoza

"Sobre todo tengo una gran seguridad de que todo esto que le van a hacer a mi esposo va a salir muy bien", dijo Olga Garaventa, la esposa del legendario Sandro, quien viajó a la ciudad de Mendoza para reunirse con el cardiocirujano Claudio Burgos, del hospital Italiano...

Sábado 18 de Abril de 2009

"Sobre todo tengo una gran seguridad de que todo esto que le van a hacer a mi esposo va a salir muy bien", dijo Olga Garaventa, la esposa del legendario Sandro, quien viajó a la ciudad de Mendoza para reunirse con el cardiocirujano Claudio Burgos, del hospital Italiano. Es decir, para estar en persona en el lugar donde se le hará un doble trasplante (de corazón y pulmón) y con el profesional que tendrá en sus manos la enorme responsabilidad de operar a esta leyenda de la música argentina.

  Olga Garaventa se encargó personalmente de conocer el hospital que albergará a su marido en uno de los momentos críticos de su vida, a pesar de que la decisión de que sea el mendocino Claudio Burgos quien lo opere ya está tomada desde hace unas semanas.

  La esposa de Roberto Sánchez, conocido popularmente como Sandro, mantuvo una corta reunión con el cardiocirujano, y si bien no atendió a la prensa, sí eligió a este diario para transmitir un mensaje de seguridad a todos los que "se preocupan por la salud de mi marido".

  Apenas celebrada la reunión con Burgos, Olga Garaventa mantuvo este breve diálogo.

  —¿De qué hablaron en la reunión?

  —Les puedo decir que fui muy bien recibida, son muy amables (en el hospital Italiano). El doctor Burgos y su secretaria me han atendido muy bien, hay mucha calidez aquí en Mendoza, la gente es muy amable, y por sobre todo tengo una gran seguridad de que todo esto que le van a hacer a mi esposo va a salir muy bien, porque los veo con mucho fervor, con muy buena onda. Así que estoy muy, muy contenta, y muy feliz por todo esto. Dios me ha puesto en el camino al doctor Burgos y a todo su equipo. La verdad es que estoy muy contenta.

  —¿Esperaba usted esta reunión para convencerse de que Sandro será bien atendido médicamente y así quedarse tranquila?

  —No, no. Queríamos ver cómo era (el hospital), porque nosotros no conocíamos Mendoza. Pero desde un primer momento estábamos muy conformes porque desde que lo conocí al doctor Burgos me dio mucha fe de que todo iba a salir bien.

  —¿Qué impresión se ha llevado del doctor Burgos?

  —Me llevo una impresión muy buena, pero no sólo de él, de todo su equipo también.

  —¿Y cuándo cree usted que pueda estar Sandro aquí internado en Mendoza a la espera del trasplante?

  —La verdad, no le sabría decir. No le puedo informar eso.

  —¿Ha podido decidir dónde va a quedarse usted cuando estén acá para la operación?

    —No, todavía no sé dónde va a ser mi hospedaje.

  —¿Y cómo se encuentra actualmente Sandro?

  —Está perfecto, la verdad que está muy, muy bien.

  —Eso sirve para transmitirle tranquilidad en especial a todas sus fanáticas...

  —Sí, él tiene mucho ánimo, mucha felicidad. Tiene un gran entusiasmo por saber que va a recibir esto. Está muy bien. Muchas gracias a todos ustedes por preocuparse tanto por mi esposo.

  Sandro padece una enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc), que lo mantiene internado en Buenos Aires desde hace más de un mes, a la espera de un donante que le provea del corazón y los pulmones para un trasplante en bloque. l

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario